Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas

Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Mensaje por Maverick D'Angelo el Vie Mayo 26, 2017 4:17 pm

Abril 2012

--Flashback--


- Y bien, Maverick, ¿ya has pensado en hablar con Beth y como mínimo disculparte con ella por ser un patán el día de su boda? - Preguntó un algo molesto Sebastian antes de llevarse la botella de cerveza a la boca.

- No, aún no lo hago - respondió con algo de pesadumbre el criminologo, cómo disculparse con ella luego de dejarla en el altar, no sabía que decirle y sentía que no podría volverla a ver a la cara en su vida, había actuado muy mal con la francesa y sabía que le debía una explicación, desde el principio no había sido sincero con ella.

- Pues deberías ir pensando en como hacerlo, ya han pasado 2 meses desde que no fuiste capaz de dar el si y huiste con el padrino ¿Como demonios crees que se sintió ella? la humillaste al frente de todos - empezó a recriminarle su amigo y tenía razón para que negar lo obvio, había sido un canalla y lo reconocía por algo sentía tanta vergüenza con Beth como para poder acercarse nuevamente a ella.

- Lo sé, lo sé, no creas que no se lo que fui y claramente me arrepiento de eso, no del no haberme casado con ella, realmente lo intenté pero no pude, si no de no haber sido sincero con ella y decirle mis preferencias o haber terminado antes, pero tienes que entender que entré en pánico - intentó excusarse pero sabía que no había excusa para lo que había hecho con la joven, aún así siguieron con su conversación por un largo rato en el que claramente Maverick se sintió como una mierda y terminó mandando un mensaje a la rubia al día siguiente


--Fin del Flashback--


"Entendería que soy la última persona a la que quieres ver pero, podemos vernos en el café Nero, hoy a las 3pm"

Fue el corto mensaje que le mandó a la rubia a su celular, esperaba que no hubiera cambiado el número o que no pensara dejarlo plantado al propio aunque entendía si llegaba a hacerlo, también si lo odiaba, el mismo se odiaría de estar en el caso de la rubia además en cierta forma lo hacía por su actuar.

Faltando 15 para las 3 aún no estaba seguro de que pasaría o si ir a ver a la francesa, pero sabía que ya no había vuelta atrás no podía simplemente dejarla plantada una vez mas en caso de que esta llegara al encuentro, con hacerlo el día de su boda era mas que suficiente, aunque bueno seguía sin saber que hubiera sido mejor el no llegar a la iglesia o hacer lo que hizo, aunque la respuesta era mas que obvia ninguna de las dos cosas estuvo bien echa, y claramente tenía que disculparse por todo lo que pasó.

Se sentó en una de las mesas que estaban mas cercanas a la puerta para de esta forma poder ver cuando llegara Anabeth y que esta pudiera verlo a él, estaba algo nervioso por el encuentro las manos le sudaban, no sabía como reaccionaría ella aunque sentía que no podía reprochar cualquier cosa que ella hiciera ya fuera hacerle una escena donde le dijera lo miserable que fue, le escupiera la cara, le tirara algún líquido encima o le diera una bofetada, fuera lo que fuera que ella hiciera él sabía que debería quedarse con la boca callada y aceptarlo, sin lugar a dudas se lo merecía y no sabía cual era el nivel de enfado de ella, aunque Anabeth era una dama, dudaba que hiciera algo con lo cual "rebajarse" o al menos eso era lo que sentía.

Se secó las manos en el pantalón antes de alzar la vista hacía la puerta observando como en ese preciso momento ingresaba en el lugar Anabeth, tragó saliva y se puso de pie, por un momento sintió que se iba a descomponer de los mismos nervios que sentía ya no podía solo pensar en el como ella reaccionaría ante él, ahora la tenía en el frente y tenía que ver realmente como lo haría y afrontar las consecuencias. Respiró hondo - Anabeth, aquí - tuvo mucha suerte de no tartamudear pero en su voz se notaba el nerviosismo - ¿Gustas sentarte, te pido algo de tomar o comer? - preguntó sin saber bien como saludarla o actuar con ella, de momento solo supo que estaba alejando la silla de ella de la mesa para que esta se sentara, para luego acercarla mas a la mesa como un caballero lo haría, aunque no estaba seguro de si ella aceptaría el gesto o se sentaría en otra silla diferente o simplemente le diría que era un idiota y se marcharía de ahí sin mas.


.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Mensaje por Anabeth Valmont el Lun Jun 26, 2017 2:44 pm

Anabeth era una mujer guapa, ella lo sabía y aquella era una de las razones por las que más le dolía el orgullo de que la hubiesen dejado plantada en medio de su boda, y es que ¡JODER! Había sido su boda! Jamás había accedido a casarse con nadie en la vida, y cuando por fin lo hizo, le dan plantón en medio de la ceremonia, a ella! A Anabeth Valmont! Era algo que, muy evidentemente, aún no lograba asimilar.

Por supuesto, ahora se daba cuenta y se regañaba a sí misma por haber sido tan estúpida ¡¿Cómo no lo había visto antes?! Un hombre que siempre andaba impecable, bien vestido, perfumado y que jamás en su vida le había le había visto mirando a otra chica. Ahora lo entendía, ahora que era demasiado tarde.

La rubia tenía el orgullo roto y eso era sumamente peligroso, se había imaginado mil y una venganzas desde que había recibido ese condenado mensaje, desde adormecerlo con Cloroformo, meterlo al maletero de su automóvil y llevárselo a un sitio desolado para poder cortarle las bolas con un bisturí, hasta simplemente meterle el bisturí por la boca y atravesarle el cráneo, ahí delante de todos. Después de todo, lo peor que podía pasarle era que le diesen cadena perpetua en prisión y eso no era nada comparado con lo que ese imbécil ya le había hecho pasar.

Se había arreglado especialmente para la ocasión. No, no para él, sino para su último día de libertad. Llevaba un vestido rojo, sumamente elegante que sugería delicadamente las formas de su figura. El cabello recogido en un peinado que parecía hecho por estilistas y el maquillaje aún más impecable y —por supuesto— llevaba el bisturí ya listo en la mano.

Se detuvo frente al café y lo miró con un gesto tan serio, que cualquiera que la conociera se preocuparía de inmediato. Supuso que el muy cobarde simplemente no se presentaría o llegaría tarde, por ello le sorprendió verlo a través de vitrina ya sentado en una de las mesas, esperando.

Vaya, aquello iba a facilitar aún más las cosas.

Respiró profundamente y miró el bisturí en su mano por última vez, antes de entrar al café con gesto altivo, procurando mantener la calma como si fuese a entra a una cirugía en lugar de un asesinato o amputación de miembros.

Una vez más se sorprendió de escuchar su nombre y es que ¿realmente tenía el descaro de usarlo? ¿Pero quién se creía?

Eres un idiota ¡¿Cómo se te ocurre hablarme de esa manera?! Como si nada pasara… Te mereces lo peor!

Exclamó sin importar cuanta gente en el café le mirara, y enseguida enterró el bisturí que llevaba sobre la mesa, a escasos milímetros de la mano del muchacho, sin que este supiera si había sido esa una advertencia o una falta de puntería. Acto seguido, tomó una de las tazas de café que llevaba en una bandeja la mesera que pasaba por su costado, y la vertió por completo encima Maverick. Toda la gente del café exclamaba escandalizada.

¡¿Cómo se te ocurre?! ¡Dejarme plantada en medio del altar, con todos los invitados, mis amigos, sacerdote, tu familia, TODOS! ¿Y llegar hasta aquí sin siquiera pedirme perdón y tratándome como si nada? Qu'est-ce que vous avez à l'esprit?!


Última edición por Anabeth Valmont el Miér Ago 02, 2017 5:59 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Mensaje por Maverick D'Angelo el Miér Jul 12, 2017 3:30 pm

Como era de esperarse las cosas no saldrían bien o serían fáciles con la rubia, bueno tampoco esperaba que lo fueran, claramente la situación sería algo incómoda e intensa, sin embargo una parte de él no esperaba fuera de la forma en la cual se dio, pero tampoco podía esperar menos, sería algo de ilusos.

La rubia llegó después de él, estaba despampanante con su vestido rojo que resaltaba su magnifica figura, posiblemente de no haber sido gay habría babeado por ella y sido el hombre mas afortunado del mundo por ser su marido, pero no era el caso, aun cuando lo intentó no había sido el caso, no logró llegar a dar el sí.

Le sorprendió un poco que estuviera tan arreglada, no es que ella no soliera arreglarse bien, pero ese día estaba aún mas arreglada, el peinado parecía de salón y su maquillaje igual, además del vestido, por un momento temió por su vida, tanto por su arreglo por que estaba seguro que ella no se había arreglado por él, él era gay, ella no tenía que demostrarle nada ni hacerle ver lo que había perdido por dejarla plantada, ella misma lo había visto irse con otro hombre lo que dejaba mas que claro que eso no serviría, así que tenía que deberse a otra cosa. Siguió viéndola con atención mientras se acercaba a él luego que este la hubiera llamado por su nombre. En su mano tenía un bisturí, algo que no pasó por alto, haciéndolo pensar como un criminologo. Estaba bien demasiado bien arreglada, por mas que se verían en una simple cafetería, tenía una expresión muy seria que casi le decía a gritos que lo odiaba y además de esto llevaba consigo un bisturí, sin lugar a dudas estaba preparada para cometer un crimen y él sería la víctima, de eso no había la menor duda.

Sentía algo de nervios y temor cuando está empezó a hablar y mucho mas cuando ese bisturí quedó a centímetros de su mano, Anabeth era como una veela enojada, al menos no era como estas que se convertían en criaturas horribles como aves que lanzaban fuego al estar enfadas o si que estaría en problemas, aunque no dudaba que aún siendo una simple muggle él estaba en problemas en ese momento, había herido su orgullo por ser un idiota cobarde.

No sabía como empezar o que decir, solo que todas las personas lo veían mientras estaban ahí en ese momento de tensión en el que casi termina cortado y le había caído café caliente encima, intentó no pensar al respecto aunque no pudo evitar soltar un sonoro - Shit - al sentir el escozor, además claramente no estaban solos, por lo cual las reacciones de asombro y los cuchicheos, no tardaron es escucharse; tampoco la intervención de algunas personas, a las que no prestó atención, no podía restarle atención a Anabeth, no en ese momento, sería suicidio.

- Yo... yo... - no sabía que decir o como seguir en especial por algunas interrupciones - Estoy bien - tuvo que cortar cualquier intento de respuesta a Anabeth para indicar al mesero que estaba bien y que lo dejara hablar con ella, esperando que las cosas empeoraran de alguna forma.

- Anabeth, yo lo siento... te llamé hasta aquí para disculparme - empezó a decir torpemente - Creí que era algo que tenía que hacer en persona, además no se como actuar ahora, no intento actuar normal como si nada hubiera pasado, solo no se como tratarte - esperaba que Sebastian no hubiera hablado con ella y menos le hubiera comentado que él fue el de la idea o estaría en mas problemas de los que ya estaba en ese momento.

- Lamento mucho el haberte engañado, que nunca te hubiera hablado de mis preferencias o que no estaba seguro de mis gustos, el haberte usado para vivir una mentira y el llevar las cosas tan lejos y aún mas lamento el haberme ido así, tuve que haber sido mas honesto contigo y conmigo. Lo siendo, fui un cobarde y no te merecías algo así - claramente tenía que reconocer sus errores con ella y aceptar su odio no quedaba más.

- ¿Hay algo que yo... - no pudo terminar la frase, una vez más fueron interrumpidos por las personas que estaban en el café al parecer alguien acaba de mencionar que se había llamado a la policía y bueno era algo lógico, Anabeth entró con un bisturí que había quedado enterrado en la mesa y para algunos, había intentado agredirlo con un arma blanca y además le vertió un café encima, claramente a los ojos de alguno de ellos eso fue un intento de agresión que requería la intervención policíaca y él claramente no se había percatado antes, tal vez hasta se lo habían dicho en un primer momento pero no prestó atención hasta que sintió que había empezado a decir las cosas correctas a la rubia.

- Shit, vamos a otro lugar mas tranquilo - diría, en otro momento pensaría en tomarle el brazo y llevarla con él, pero ahora no era algo que pudiera hacer, no como estaban las cosas entre ellos, así que solo esperó que aceptara ir con él antes que las cosas se agravaran, por lo que también dejó el dinero de cualquier servicio prestado en la mesa como pago para irse los dos rápido de ahí, aunque no sabía si se iría solos o juntos o si lo terminarían asesinando pero pasara lo que pasara estaba dispuesto a afrontar las consecuencias de sus actos.


.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Mensaje por Anabeth Valmont el Miér Ago 02, 2017 6:32 pm

Decir que estaba enojada era como no decir nada en lo absoluto, estaba furiosa, furiosísima. Lo único que deseaba en ese momento era asesinar a ese imbécil e irse a la cárcel como una verdadera diva, pero realmente le faltaban las agallas. Se había imaginado aquella escena una y mil veces, en todas ellas salía del café rodeada de policías y totalmente cubierta de sangre y hasta con un pene de llavero, pero claro, matar verdaderamente a alguien no era tan fácil como la imaginación lo pintaba, aun cuando ella deseara mucho que así fuera.

“Yo, yo…” comenzó a balbucear aquel desperdicio de hombre y Anabeth le atravesó la cara de una fuerte bofetada, y es que ¿de verdad tenía el descaro de decir que estaba bien?

Imbécile.

Le insultó con rabia, pero con un tono de voz más bajo, pues a pesar de todo, en realidad le interesaba escuchar las explicaciones de aquel sujeto. No es que no tuviese claro que definitivamente NO lo iba a perdonar, sino que de cierto modo quería convencerse a sí misma que alejarse de un descerebrado como él era una de las mejores cosas que podría haberle pasado.

Las explicaciones salieron de la boca del individuo, mientras ella se mordía el labio inferior con frustración. Realmente no prestaba atención alguna a lo que ocurría alrededor, lo cual había sido mucho mejor o de seguro se habría puesto a gritarles a todos que eran doblemente imbéciles por defender al imbécil mayor. Por eso, cuando el muchacho quiso sacarla de ahí, y ella por fin miró alrededor, es que casi estalló la verdadera bomba.

Quoi? Je ne peux pas le croire! ¿Acaso ustedes saben lo que este hombre hizo?

Preguntó a todos y a nadie en particular, antes de mover la cabeza como gesto de negación y, acto seguido, intentar separar el bisturí de la mesa, el que verdaderamente estaba enterrado con fuerza lo que le hizo maldecir en francés una vez más, hasta por fin poderlo sacar, aunque no sin ates cortarse un poco los dedos.

Miró a Maverick, pero en lugar de arrojarse a él para atacarle de nuevo, metió el artefacto de regreso a su cartera y sacó un par de servilletas para envolverse la mano herida y salir del café con la barbilla en alto, antes de mirar a la gente con reproche desde la calle misma.

Quiero que sepas que te demandaré con mi abogado, esto no se va a quedar así, por supuesto que no. Tú sabías que eras gay, jugaste conmigo, me usaste para parecer una persona normal. Voy a destrozarte, voy a sacarte hasta el último centavo de tus ahorros, te lo juro por las bolas que no te mereces.

Acabó enterrándole el dedo índice en el pecho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorry not Sorry {Flashback} ||Anabeth

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.