Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas

El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Vie Sep 06, 2013 4:07 pm

Recuerdo del primer mensaje :



No habían pasado muchos días desde que sus hijos habían estado en el departamento de Lucius, compartiendo un día con su madre en Nueva York, lugar donde ella residía. Sabía también, por parte de ellos, que era un lugar céntrico y muy bonito, pues la verdad es que era sumamente poco lo que había hablado con ella luego de su divorcio, aún cuando la comunicación entre ambos podía definirse como buena, pero escasa. Terius no quería dejar de ser alguien en quien Lucius pudiese contar cada vez que lo necesitara, pero de cierta forma le tenía un poco miedo. Evitaba estar a solas con ella y se había enojado verdaderamente con los niños una vez que les habían encerrado. Él estaba comprometido, supuestamente iba a casarse con una mujer a quien no deseaba traicionar como en su momento lo había hecho con Lucius cuando estaba comprometido con Rosalie Greenville. Sobre todo después de aquel primer cumpleaños de sus hijos, cuando se quedaron a solas en la cocina y terminaron haciéndolo encima de la encimera, pues Lucius había querido demostrarle que él aún era suyo y él no había podido hacer nada para resistirse. No mucho tiempo después, la rubia había decidido marcharse a Nueva York, una decisión que él jamás pudo entender, pero que recibió como un verdadero regalo caído del cielo. Finalmente podría comenzar a rehacer su vida, o al menos así lo veía. Tuvo una que otra aventura y todas y cada una de ellas acabó siendo un verdadero fracaso. Primero Bianca, con quien decidió darse una nueva oportunidad, pero que finalmente acabó por hacerle sentir como un cerdo cada vez que le besaba, ya que no había podido evitar pensar en Lucius y todo lo que habían pasado por culpa de esa chica, eso sumado a que el divorcio aún había sido demasiado reciente. Luego, esa joven profesora de Hogwarts que acabó por confesarle que también se había acostado con su hijo, y una vez más, Rosalie Greenville, quien acabó desapareciendo por miedo a que le dejaran nuevamente. Mas tarde le siguió una animaga felina que resultó venir con embarazo ajeno incluido y un sin numero de embrollos y confusiones, hasta que por fin conoció a Doreen, una dulce muggle que sinceramente trago consigo la calma que en ese momento necesitaba su vida; por fin algo resultaba y, no mucho después, ya estaba comprometido.

Pero Terius siempre ha sido un lobo salvaje y demasiada calma hace que se quede dormido, que se sienta domesticado y encerrado en una jaula. Si bien es cierto, tampoco sirve para las relaciones tortuosas, el lobo es demasiado pasional para tanta dulzura y mas temprano que tarde hubo comenzado a sentir el escozor de la inseguridad que más de una vez le hizo postergar la fecha de ese matrimonio, hasta que el propio estrés del trabajo acabó por hacerle enfermar y tirarle un par de días a la cama en donde tuvo tiempo de pensar en lo que realmente quería, lo que en verdad extrañaba y aquello que creía que jamás podría superar, ni con una o mil mujeres... Lucius.

Realmente se odió por haber llegado a aquellas conclusiones que, eran a su vez, demasiado innegables para poder ignorar. Así que sin mayor preámbulo o sobredosis de habladuría, decidió poner fin a su relación a su relación con Doreen para así quedarse a solas, ya que... no tenía pensado volver a intentarlo con Lucius ¿o si? No. Se hubo respondido a sí mismo en cuanto lo hubo pensado; de seguro ella ya tendría incluso su propia pareja ahí en Nueva York y él no quería volver a entrometerse en su vida para causarle mas daño con sus mil y una inseguridades. Así que se quedó en Escocia... o al menos lo intentó.

Un día después y ya estaba tomando un traslador para Nueva York, justo después de haberle preguntado a Macon, el mas ingenuo y fácil de timar de sus hijos, por la dirección exacta del departamento de Lucius. Quería verla, hablar con ella, testear la situación a través de sus propios ojos y regresarse tranquilo o —como siempre— esas eran al menos las intenciones que él mismo reconocía, el resto... No, ni siquiera deseaba pensar en ellas, mucho menos admitirlas.

Echó la cabeza hacia atrás, estirando el cuello y resoplando por la boca, sin atreverse a golpear aún la puerta del 1903 ¿Qué es lo que estaba haciendo ahí? Se preguntó antes de ser el mismo quien se mandara a la mierda y golpeara la puerta de una buena vez. Según sus calculos, Lucius ya debía estar en casa, pues era casi de noche ahí en Nueva York y fuese lo fuese que estuviera haciendo, de seguro ya habría acabado, pero si no... sería el mismo destino quien se encargaría de decirle que era mejor no hablar. Esperó, uno, dos segundos y tuvo ganas de marcharse cuando ya le escuchó del otro lado de la puerta. Dio un paso hacia atrás y se echó las manos a los bolsillos para ocultar parte de sus inseguridades y nerviosismo. La puerta de abrió y él sonrió, como siempre, como nunca jamás.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo


Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Lun Sep 09, 2013 2:29 pm



No se asustó, pero estuvo atento de no caer de trasero al suelo, cuando ella lo empujó para cambiar de posiciones, para ser ella quien se sentara a horcajadas encima de él, como tantas veces y hace tanto tiempo. Tan sólo abrió la boca, sin saber que responder a su primer “¿Por eso?”, mas sus labios atraparon los suyos, con fuerza y rabia retenidas que hicieron de ese un beso doloroso, pero aún así irresistible.

Le miró y quiso ayudarle a secar sus lágrimas, pero ella le gruñó sujetándole de los hombros, deteniendo su intento. La escuchó a sabiendas de que se merecía su rabia y todo lo que ella quisiera decirle. Había pasado tanto tiempo desde su divorcio, pero aún sentía como esos dos años prácticamente eran dos días. Le sorprendió que supiera lo del anillo y supuso que los niños le habrían mantenido a ella muy bien informada, por lo que no preguntó y sólo respondió a su abrazo, cuando ella se rindió en sus brazos. Y le abrazó como hace dos años no hacía.

—No es un sueño —dijo con un sonrisa y le besó en los cabellos —Si lo fuera, yo hubiera sido el soltero perfecto, pero no lo fui... y aún así estoy aquí, sin ánimos de ocultarte la realidad, para pedir que me perdones, que me aceptes y me des una nueva oportunidad... —suspiró profundo. Eso era algo que jamás había dicho y que jamás había pensado decir, pero no se arrepentía.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Lun Sep 09, 2013 6:17 pm

Se aferraba a él con fuerza, apretándole con los muslos, con su abrazo, con el rostro escondido en la curva de su cuello, sintiendo como caían silenciosas las lágrimas que había retenido por tanto tiempo. Sus palabras sonaron duras en algún momento, pero eran reales, le hacían sentir que todo aquel momento era real y mas mágico que el mismísimo Hogwarts.

- No importa donde estemos… en tus brazos siempre sentiré que estoy en mi hogar -susurró sin levantar el rostro de donde lo tenía.

Se alejó de él lo suficiente para mirarle a los ojos y sonreír, con un poco de vergüenza por todo lo que había pasado. Se había declarado tanto para él como para ella misma, había aceptado todos aquellos sentimientos que creía ya guardados en un cajón y habían vuelto a revivir como si no hubiese pasado ni un segundo de sus mejores tiempos. La mismísima Lucius Lebben que él conoció como una chica dura e insufrible siempre caía bajo sus redes hasta desarmarse por completo, sin temor a que él juzgara sus palabras o sus emociones.

Se acercó lentamente, buscando un beso tierno y pausado, un beso que tenía sabor a gloria, a reconocimiento, a perdón.

- Tomémoslo con calma, pero no me dejes ir -le pidió entre un beso y otro, sujetando su rostro con ambas manos- dime que estás seguro de esto, que no te sentirás aprisionado una vez más, que no me dejarás nuevamente…

Y le miró a los ojos, esperando la respuesta que ya sabía que llegaría porque se conocían bien, sabía que Terius era impulsivo, pero todos aquellos impulsos eran la real muestra de lo que si quería hacer aún cuando se lo negara.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Mar Sep 10, 2013 12:02 am



Cerró los ojos ante su susurro y le acarició la espalda mientras podía sentir el calor de su aliento refugiado detrás de su cuello. Le abrazó aún con mas fuerzas y no le soltó hasta que ella misma lo pidió, al tomar un poco de distancia para poder verse mutuamente a los ojos. Vio el reflejo de sus propios ojos a través de sus hermosos orbes grisáceos, brillante y temeroso, como él mismo lo estaba hasta que bajo la forma de un beso tierno, llegó la respuesta que tanto esperada; Lucius le había perdonado.

Y respondió, respondió con todo lo que tenía, con todas sus penas y alegrías, con su vergüenza y su esperanza, con su rabia y ese amor oculto que sólo ella había sido capaz de descubrir. Mas no era el único que temía, pues podía sentir el miedo en sus palabras, el miedo al descubrir que esto no era real y que él pudiese dejarle una vez más.

—Estoy seguro, tan seguro como para ya saber que ya tengo la experiencia que necesitaba para saberlo, para saber que no funciono con nadie más de la misma manera que lo hago contigo y que no importa con quien esté, con nadie seré capaz de sentir lo mismo, de sentirme realmente vivo y llegar a estremecerme sólo por un beso. Y no... no quiero tomarlo con calma, quiero que vengas conmigo, que volvamos a vivir juntos y que seamos una familia, pero —alzó el dedo indice —nuevamente diré que tienes razón y que de vez en cuando sí necesitamos nuestros momentos a solas, alejados de los niños —le sonrió —. He aprendido todas las lecciones... tarde, pero las aprendí.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Mar Sep 10, 2013 12:55 am

Aún con la sensación de él en sus labios y la sonrisa, se perdió en él, en su mirada y en sus palabras. Lo entendía perfectamente, sabía por qué él regresaba. Sabía que a pesar de haber estado con otras siempre había sido suyo y esta no era nada más que otra de las reconciliaciones, esperaba que la última. Sabía lo que era no encontrar a nadie más con la misma magia que tenían ellos, que les hicieran suspirar con un simple roce, que se dijeran tantas cosas con una simple mirada… sin embargo sonrió divertida cuando él agregó que quería ir más rápido de lo que ella en ningún momento pudo pensar.

- Te amo, Terius, aunque ya no como antes -se acercó y le robó un beso, buscando continuar lo antes posible para que él no fuera a confundirse con sus palabras- Ahora te amo de forma más completa, te amo mejor, porque te entiendo más, porque hemos vivido más cosas juntos, porque he sufrido sin ti más de lo que he sufrido jamás. Te amo más porque ahora puedo confirmar que mi vida sin ti es solo supervivencia, te amo mejor porque ahora sé con más claridad qué siento por ti… -lo besó suavemente y se irguió lo suficiente como para seguir sintiéndose en esa burbuja donde sólo estaban ellos, pero mirándole a los ojos para ver sus reacciones- te amo y no creo que podamos fallar, pero… puedes llamarme egoísta, porque no quiero irme de aquí sin terminar mi carrera. Me gustaría que fuésemos novios, puedes quedarte aquí conmigo, puedo ir a quedarme contigo, pero no quiero que detengamos nuestras vidas del todo. Me gustaría que pasara un tiempo antes de decirle a los niños… quiero tenerte para mi sola al menos hasta las próximas vacaciones, como mi secreto personal, anhelándote si no estamos juntos, jugando a las escondidas de esos cuatro entrometidos que no nos dejarán ni a sol ni a sombra cuando se enteren, tratando de asegurarse de que no les jugamos una broma -a medida de que hablaba iba sonriendo, no solo por pensar en cómo podrían llegar a comportarse los cuatro diablitos, sino que también en la ilusión de tener a Ter como jamás le habían tenido- hagamos esto perfecto… juntos.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.