Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas

El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Vie Sep 06, 2013 4:07 pm



No habían pasado muchos días desde que sus hijos habían estado en el departamento de Lucius, compartiendo un día con su madre en Nueva York, lugar donde ella residía. Sabía también, por parte de ellos, que era un lugar céntrico y muy bonito, pues la verdad es que era sumamente poco lo que había hablado con ella luego de su divorcio, aún cuando la comunicación entre ambos podía definirse como buena, pero escasa. Terius no quería dejar de ser alguien en quien Lucius pudiese contar cada vez que lo necesitara, pero de cierta forma le tenía un poco miedo. Evitaba estar a solas con ella y se había enojado verdaderamente con los niños una vez que les habían encerrado. Él estaba comprometido, supuestamente iba a casarse con una mujer a quien no deseaba traicionar como en su momento lo había hecho con Lucius cuando estaba comprometido con Rosalie Greenville. Sobre todo después de aquel primer cumpleaños de sus hijos, cuando se quedaron a solas en la cocina y terminaron haciéndolo encima de la encimera, pues Lucius había querido demostrarle que él aún era suyo y él no había podido hacer nada para resistirse. No mucho tiempo después, la rubia había decidido marcharse a Nueva York, una decisión que él jamás pudo entender, pero que recibió como un verdadero regalo caído del cielo. Finalmente podría comenzar a rehacer su vida, o al menos así lo veía. Tuvo una que otra aventura y todas y cada una de ellas acabó siendo un verdadero fracaso. Primero Bianca, con quien decidió darse una nueva oportunidad, pero que finalmente acabó por hacerle sentir como un cerdo cada vez que le besaba, ya que no había podido evitar pensar en Lucius y todo lo que habían pasado por culpa de esa chica, eso sumado a que el divorcio aún había sido demasiado reciente. Luego, esa joven profesora de Hogwarts que acabó por confesarle que también se había acostado con su hijo, y una vez más, Rosalie Greenville, quien acabó desapareciendo por miedo a que le dejaran nuevamente. Mas tarde le siguió una animaga felina que resultó venir con embarazo ajeno incluido y un sin numero de embrollos y confusiones, hasta que por fin conoció a Doreen, una dulce muggle que sinceramente trago consigo la calma que en ese momento necesitaba su vida; por fin algo resultaba y, no mucho después, ya estaba comprometido.

Pero Terius siempre ha sido un lobo salvaje y demasiada calma hace que se quede dormido, que se sienta domesticado y encerrado en una jaula. Si bien es cierto, tampoco sirve para las relaciones tortuosas, el lobo es demasiado pasional para tanta dulzura y mas temprano que tarde hubo comenzado a sentir el escozor de la inseguridad que más de una vez le hizo postergar la fecha de ese matrimonio, hasta que el propio estrés del trabajo acabó por hacerle enfermar y tirarle un par de días a la cama en donde tuvo tiempo de pensar en lo que realmente quería, lo que en verdad extrañaba y aquello que creía que jamás podría superar, ni con una o mil mujeres... Lucius.

Realmente se odió por haber llegado a aquellas conclusiones que, eran a su vez, demasiado innegables para poder ignorar. Así que sin mayor preámbulo o sobredosis de habladuría, decidió poner fin a su relación a su relación con Doreen para así quedarse a solas, ya que... no tenía pensado volver a intentarlo con Lucius ¿o si? No. Se hubo respondido a sí mismo en cuanto lo hubo pensado; de seguro ella ya tendría incluso su propia pareja ahí en Nueva York y él no quería volver a entrometerse en su vida para causarle mas daño con sus mil y una inseguridades. Así que se quedó en Escocia... o al menos lo intentó.

Un día después y ya estaba tomando un traslador para Nueva York, justo después de haberle preguntado a Macon, el mas ingenuo y fácil de timar de sus hijos, por la dirección exacta del departamento de Lucius. Quería verla, hablar con ella, testear la situación a través de sus propios ojos y regresarse tranquilo o —como siempre— esas eran al menos las intenciones que él mismo reconocía, el resto... No, ni siquiera deseaba pensar en ellas, mucho menos admitirlas.

Echó la cabeza hacia atrás, estirando el cuello y resoplando por la boca, sin atreverse a golpear aún la puerta del 1903 ¿Qué es lo que estaba haciendo ahí? Se preguntó antes de ser el mismo quien se mandara a la mierda y golpeara la puerta de una buena vez. Según sus calculos, Lucius ya debía estar en casa, pues era casi de noche ahí en Nueva York y fuese lo fuese que estuviera haciendo, de seguro ya habría acabado, pero si no... sería el mismo destino quien se encargaría de decirle que era mejor no hablar. Esperó, uno, dos segundos y tuvo ganas de marcharse cuando ya le escuchó del otro lado de la puerta. Dio un paso hacia atrás y se echó las manos a los bolsillos para ocultar parte de sus inseguridades y nerviosismo. La puerta de abrió y él sonrió, como siempre, como nunca jamás.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Vie Sep 06, 2013 5:54 pm

La vida en Nueva York era demasiado diferente a la que tenía en Inglaterra. Hace un mes había viajado a ver a sus hijos, pero hace unas semanas habían viajado ellos y, a pesar del tiempo, el departamento seguía pareciéndole demasiado grande, demasiado silencioso si ellos no estaban allí. Por eso había postergado la llegada lo que más podía, pero esto no podía ser para siempre. Finalmente, al atardecer, había vuelto al departamento y se había sentado sobre el comedor a resolver los pendientes. Calculadora en mano, ya había terminado el trabajo que le habían entregado esa misma mañana sobre contabilidad e inventarios en una micro escala… y ahora se disponía a terminar su propia contabilidad doméstica, contenta porque ya hace unos meses no tenía cifras en negativo.

Puso el punto final y bebió un trago de agua, alzando la mirada al techo y quedándose allí, aburrida. Extrañaba a los niños. Le encantaría que ellos golpearan la puerta justo ahora y entraran hablando todos a la vez, emocionados, como siempre, revolucionando su vida y alegrando hasta los cimientos, sin embargo lo creía poco probable… tan poco probable como el golpe que sintió ahora.

- ¡Voy! -gritó, sacando su varita y caminando a la puerta con sigilo. ¿Quién podría ser?
Abrió la puerta lentamente por unas cuantas pulgadas, con el ceño fruncido, aunque este desapareció al ver quién estaba en la puerta.
No pudo evitar sonreír y abrirla del todo, precipitándose afuera para darle un abrazo y un beso en la mejilla.
- ¿Qué haces acá? ¿Cómo te has saltado al portero? -preguntó mientras le invitaba a entrar, dándose cuenta en ese segundo de que, efectivamente, no podría haber subido sin que el portero se enterara, lo que le hizo alzar una ceja interrogante mientras le señalaba los lujosos sofás de cuero (que sospechaba eran un regalo de Darkness) para que se sentaran a charlar.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Vie Sep 06, 2013 6:12 pm



La puerta se abrió tan sólo un poco y por un momento pensó que incluso debía presentarse de nuevo, cuando repentinamente le abrió de par en par para saltar hacia él y darle un muy cálido abrazo que fue lo suficientemente sorprendente como para hacer que dejase de sonreír y le mirase con cara de impacto.

—¿Qué? Yo... ¿Qué portero?

Preguntó cada vez más confundido, mientras era arrastrado por la rubia al interior del departamento, el que se quedó mirando por un segundo antes de caer en cuenta que estaba parado junto a un sofá en donde se sentó y volvió a mirar a Lucius. Realmente no se esperaba ese tipo de bienvenida y era poco decir que le había pillado desprevenido; desconcertado era la palabra más precisa, y por eso es que su cerebro no hizo su trabajo sino hasta ese mismo momento en que todo comenzaba a engranar de nuevo tras el retardo de la sorpresa.

—Oh, sí... el portero —frunció el ceño y bajó la mirada como si aún le costara trabajo pensar, cuando de pronto le miró una vez más —No lo vi, me aparecí fuera de tu puerta; Macon me dio la dirección —volvió a fruncir el ceño —Es un departamento muggle, por cierto, podría aparecerme incluso adentro ¡En el baño cuando estás cagando! —rió de pronto —¿Por qué? ¿Por qué elegiste algo así?



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Vie Sep 06, 2013 6:45 pm

Oh, tenía lógica su explicación. Supuso que ella era la única bruja que prefería evitar la aparición. ¿Pero qué hacía acá? No había contestado esa pregunta, aunque lo olvidó cuando se largó a reír con él. Debería hacer algo al respecto de las apariciones en el edificio, o al menos en su departamento, tal vez así se hubiese evitado la pregunta más incómoda de las que Terius podría haber hecho… aunque él no se diera cuenta, era una pregunta tan íntima.

- Yo… -suspiró. Si él aún la conocía lo suficientemente bien, sabría que por esa simple sílaba que había mucho en su respuesta, que ella no quería contestar… y no lo haría, aún. ¿Qué le diría? ¿Confesarle lo mismo que le dijo a Elio, que era precisamente para que él no tuviera posibilidad de aparecer en sus recuerdos? No lo haría ahora que era la primera vez que él la buscaba, la primera vez que venía a visitarla a Nueva York- Es largo de explicar. ¿Quieres algo de beber?

Eso era mejor, desviar el tema al menos hasta que pudiera manejarlo… cómo la idea que se le acababa de ocurrir- Podría ser que ahora me vaya el exhibicionismo, ¿No crees? -dijo con una sonrisa, esperando junto a él para ver si quería algo.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Sáb Sep 07, 2013 12:20 am



Supo que algo andaba mal en cuanto ella hubo pronunciado aquel “Yo...” seguido de ese cambio tan descarado de tema. Sin embargo, jamás pensó que las causas de esa decisión tuviesen que ver precisamente con él. Terius siempre imaginaba lo peor y, a su modo de ver, sabía que no era tan importante como para caer dentro de aquella categoría.

—¿Tuviste problemas con el Ministerio? —le preguntó haciendo caso omiso del resto —¿Han roto tu varita? —volvió a inquirir, aunque de inmediato le pareció recordar que le había abrazado con ella en la mano y por eso sus ojos buscaron por su extremidad hasta encontrar la misma varita —No —se respondió a sí mismo, antes de volver a mirarle a los ojos con preocupación —¿Qué pasa, Lu? ¿Tienes problemas? ¿Hay algo que yo pueda hacer?... ¿Hay alguien a quién me tengo que comer? —le preguntó con una sonrisa, bromeando al respecto a su propia condición, ya que si no podía hacer nada, al menos esperaba hacerla sonreír.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Sáb Sep 07, 2013 1:28 am

- Todo está bien, Terius -dijo con una sonrisa- ¿Crees que no te lo hubiese contado si algo raro pasara? Eso podría haber afectado a los niños -agregó, como si fuese el único motivo por el cual se lo hubiese dicho. Le sonrió y desapareció tras la puerta batiente que daba a la cocina, tardando solo unos dos minutos en servir dos vasos de jugo de frambuesa frescos y abría un paquete de brownies para acompañar, dejándolo todo en una bandeja antes de volver al salón.
- No me dijiste que querías, así que he traído algo de jugo aunque jamás me queda como a ti y un par de brownies que si claman por ser comidos. Sírvete lo que desees, siéntete como en casa -añadió, dejando la bandeja sobre la mesilla central y sentándose en el sofá que estaba justo frente al suyo.

Se sentía tan rara de tenerlo allí al frente, en el único lugar que hasta ahora estaba libre de cualquier recuerdo de él. ¿Qué podía decirle? ¿Que aún no superaba el final del matrimonio? ¿Que seguía soltera aún cuando había tenido oportunidades? ¿Que era el último hombre con el que había estado y por eso había viajado a Nueva York, intentando empezar todo de nuevo?

- ¿Qué hay contigo? ¿Qué te trae a Nueva York? -preguntó, subiendo ambos pies al sofá y abrazándose las rodillas, sin tocar ni su jugo, ni los brownies pese a que esos le encantaban.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Lun Sep 09, 2013 12:37 am



Frunció el ceño al escuchar esa última parte de su explicación ¿De verdad algún problema entre ella y el Ministerio de la Magia norteamericano podía afectar también a sus hijos, que se regían bajo el Ministerio de la Magia del Reino Unido? Se preguntó a sí mismo, pero no tubo tiempo de rebatir nada más ya que ella se puso de pie y se marchó a la cocina. Por un momento se quedó observando a la puerta de la cocina misma, pero luego comenzó a mirar el resto del departamento, dándose cuenta de que había fotografías de todos sus hijos, menos de él. Era lógico, no se había comportado como un buen esposo. No tuvo tiempo de pensar en nada más, cuando ella regresó con una bandeja de brownies y dos vasos de su jugo favorito.

—¡Frambuesa! —exclamó tan emocionado como un niño —No puedo creer que tengas de esto en tu refrigerador.

Cogió uno de los vasos y bebió un poco de su jugo, dándole un gesto de aprobación. Lo mismo hizo después con los brownies y entonces se alzó de hombros.

—Sólo quería venir a verte, saber como estabas, conocer tu departamento, pasar un rato juntos... Hacer todas esas cosas que debí haber hecho y que jamás hice.

No dijo más hasta haber acabado el brownie, entonces dejó el vaso de jugo de regreso sobre la bandeja de la mesita y se puso de pie para rodear la misma y detenerse a su lado en donde se sentó en el suelo, junto a su sillón, para mirarle de cerca.

—¿Qué pasa, Lu? ¿No debí haber venido?



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Lun Sep 09, 2013 1:06 am

Se rió al ver su emoción, Terius seguía siendo el mismo Terius de siempre.

- Una personita muy importante en mi vida me dejó con esta adicción -contestó, señalando el vaso de jugo que aún no bebía y los brownies que aún no tocaba, pero no los miró más de un segundo, sino que volvió su mirada a quién tenía en frente, esperando por su respuesta.

No se esperaba eso, esperaba que le dijera que estaba ahí por otro asunto, tal vez trabajo, tal vez de vacaciones… pero no que quería verla y conocer su nueva vida. No que quería cumplir con las cosas que no había hecho y tampoco esperaba que se levantara y se sentara en el suelo frente a ella, preguntándole si lo que había hecho era un error.

- Me encanta que estés aquí -le dijo, acercando su mano y acariciándole la mejilla- es solo que…

Suspiró y se detuvo un momento para ordenar sus ideas. ¿Debía decirle todo lo que pensaba?

- Recuerdo las veces que te has sentado así frente a mi, siempre implican confesiones y cambios… supongo que esta será una vez más.

Ya había empezado, ahora tenía que terminarlo.

- Cuando pensé que no querías a Lyall desaparecí de tu mapa, me obligué a no pensar en ti y si volví a Hogwarts era sólo porque estaba segura de que tu no volverías allí, aunque me equivoqué. Luego, cuando me engañaste con Bianca, quemé la casa de Cornualles y exigí que nos mudáramos lo más lejos posible de Inglaterra. Siempre he buscado alejarme de tus recuerdos y esta vez fue igual. Cuando acabó nuestra vida de casados y los niños prefirieron irse contigo no me quedaba nada más que dos enormes casas llenas de los fantasmas de la familia feliz y el peso del fracaso. Me vine porque quería intentar algo nuevo. Nueva York está en América, un sitio alejado de todos los fantasmas porque no tengo grandes recuerdos de la ciudad, pero en un país que ya conocía. Quería dar un paso al lado, olvidarte, aprender a vivir sola. Formamos una familia cuando teníamos 17 años, ¿Sabes lo duro que es, de repente, darte cuenta de que estás sola en una casa en la que jamás lo estabas? Quería dejar de extrañar a los niños y también dejar de extrañarte a ti… quería empezar algo nuevo, aprender a vivir por mi cuenta. Volver a tomar las riendas de mi vida lejos de nuestros recuerdos… por eso estoy aquí, viviendo en un barrio muggle, estudiando una carrera muggle, trabajando en una oficina muggle, rodeándome de gente muggle.

Se detuvo aunque aún quedaban más cosas por decir, pero no quería hacerlo sin la certeza de que serían bien recibidas.

- Sigo intentándolo día a día, ¿Sabes? Aunque hay cosas que no puedo superar aún. Las noches de luna llena son las peores del mes y ser una Holmes dejó marcas que son imposibles de borrar.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Lun Sep 09, 2013 1:31 am



Sonrió cuando sintió la caricia sobre su mejilla, acompañada de esa breve respuesta que tan bien le venía. Sin embargo, las palabras que vinieron después, le dejaron sorprendido. No se esperaba una confesión como aquella y mucho menos se esperaba escuchar lo que estaba escuchando.

—Lu... Lu... —quiso detenerla, pero habló con una voz tan débil, que no sería de extrañar que ella pasara por alto.

Fue él quien entonces tomó su mano y le besó en el dorso antes de apoyar su mejilla en ella y acariciarla con la misma. Era una especie de gesto lobuno, algo que le salía sin siquiera pensarlo y que difícilmente podría explicar el porque lo hacía, simplemente lo sentía.

—Lu... —le volvió a llamar y se puso de pie con urgencia, apoyándose en las piernas ajenas para luego apoyar una rodilla en uno de los huecos del sillón, un brazo en su respaldo y la otra mano en el rostro de Lucius, como si le hubiese recogido a pedacitos y le hubiese armado de nuevo para sellar todas sus piezas con un beso. Un beso potente y delicado, tormentoso y desesperado, pero calmo como el mas tranquilo de los mares que azotan nuestra Tierra.



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Lun Sep 09, 2013 1:49 am

Antes de lo que hubiese tardado en decir “Nox”, todo su raciocinio se había apagado con un beso, un beso que llegaba tan inesperado como el hombre que la besaba, pero que era tan bien recibido como él.

No reaccionó a nada, sólo cerró los ojos y disfrutó del encuentro colaborando con él, sintiendo otros labios sobre los suyos por primera vez en años, los mismos labios que habían sido los últimos que había besado.

Sintió la urgencia de la cercanía y le abrazó, despegando la espalda del sofá para estar más cerca, sin saber cómo envolverle para aumentar el contacto.

Sentía la sincronía, la confianza, la calidez de lo conocido con un sentimiento totalmente nuevo, el de el reencuentro… y el del temor.

Finalizó el beso poniendo dos dedos sobre sus labios y volvió a apoyar la espalda para mirarle desde abajo, alzando sólo la mirada, más no la barbilla.

- ¿Por qué? -preguntó, sintiendo cómo todos los sentimientos se agolpaban en su pecho, en el nudo de su garganta, sintiendo que nunca había dejado de quererlo, pero a la vez miedo de haberlo descubierto, sin saber qué sucedería ahora, por qué él lo había hecho. ¿Acaso, como ella en algún cumpleaños, sólo quería un reencuentro fortuito que acabara en cuanto saliera de ese hogar únicamente para marcarle como de su propiedad? ¿Acaso quería borrarse los labios de la que había sido su pareja hasta hace muy poco tiempo atrás? No entendía el por qué, por eso lo preguntaba.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Terius Holmes el Lun Sep 09, 2013 2:21 am



Disfrutó de ese beso como si fuera el último, pues aún cuando él actuara más por instintos, podía seguir sintiendo las inseguridades que siempre se le venían encima, pero era un Gryffindor, y siempre lo había sido; él se arriesgaba a pesar de las consecuencias, se lanzaba en contra de las tormentas y se arrojaba al vacío sólo para corroborar de ahí no hubiese nada más, como ahora que, en verdad, lo había encontrado todo.

No dejó de besarla, ni de responder a sus caricias, sintiendo la misma urgencia de cercanía, de dar y recibir, de desear y de odiar con la misma fuerza, hasta que los mismo dedos que antes le habían acariciado, buscaron volverle a poner la conciencia a sus acciones. Le miró casi sin deseos de abrir sus ojos, y se encontró con los suyos que le preguntaban tantas cosas y le suplicaban otras cuantas.

—¿Por qué? —preguntó también y negó con la cabeza —Porque pase lo pase, esté con quien con esté, eres tú, siempre tú quien regresa a mi cabeza. Porque deseaba demostrarme que no era así, porque no me gustaba la idea de pertenecer a alguien y odié tantas veces que me marcaras como tuyo cuando yo me sentía un lobo salvaje. Quise tantas veces demostrarme lo contrario, ponerte límites, sentirme ahogado y buscar mi libertad en otras camas, en otros besos, pero al final todo es inútil por ti, por mi, porque en verdad tienes razón —confesó con frases agolpadas y un par de iris aguados —... Soy tuyo...



*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Lucius Lebben el Lun Sep 09, 2013 2:54 am

Y el por qué resultó muy distinto a lo que había pensado. No se esperaba ese tipo de declaración, no esperaba enterarse de tantas cosas, de cómo él también había empezado un viaje lejano para olvidarla, un viaje que había fallado tanto como el que ella había hecho a Nueva York. Un viaje que finalmente había acabado en un nuevo reencuentro, en ojos que amenazaban con llorar.

Le empujó sobre el sofá y se sentó a horcajadas sobre él, tomándole de ambas mejillas y sintiendo rabia.

- ¿Por eso? -preguntó, sintiendo cómo caía una primera lágrima caliente por su mejilla, lágrima que no sabía si él había notado pues se abalanzó sobre su boca, besándole con la misma rabia que sentía durante un muy breve instante- ¿Por qué tenías que buscar a otras? -gruñó, sintiendo que un hipido escapaba entre sus labios, sujetándose de los hombros de él para no perder del todo la compostura- ¿Sabías que no he podido estar con nadie después de ti? Ni siquiera he podido intentarlo antes de darme cuenta de que eras tú lo que quería, aunque siempre luchando para no aceptarlo -liberó una de sus manos para secarse las lágrimas, sintiendo como otras pronto trazaban nuevos caminos por sus mejillas- me he alejado de todo lo que alguna vez me pareció importante, he luchado para poder ser libre, para no sentirme completamente envidiosa de todas las otras que han pasado por tu vida o por tu cama. Luché para creer que si no le entregaste el anillo de Regina, mi anillo, a tu prometida y me alegré era sólo por orgullo, no por alivio, no por esperanza… -se detuvo un segundo para acallar un sollozo y luego continuar con voz más calma- ¿Por qué siempre tenemos que hacernos daño para darnos cuenta de que nos pertenecemos el uno al otro? -susurró, rindiéndose y abrazándole, sintiendo el miedo latente- dime por favor que esto no es un sueño -agregó, estando completamente atemorizada de que nada fuese real, de que fuese una pesadilla donde despertaría sola una vez más o una broma de muy mal gusto. Ni el infierno podía sentirse peor que ese momento donde sólo sentía incertidumbre.


*Inserte firma aquí*

Volver arriba Ir abajo

Re: El capítulo que aún no termina — Terius y Lucius; historia antigua.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.