Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas

Jane L. Penderwick

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jane L. Penderwick

Mensaje por Jane L. Penderwick el Dom Mayo 21, 2017 2:52 pm

Jane Lavinia Penderwick
29/01/1992 (25 AÑOS)
BRITÁNICA
HUMANA
MAGOS OCULTOS
Sangre mestiza
Auror fugitiva/Ex-Gryffindor
HETEROSEXUAL
Jennifer Lawrence



 
Descripción Psicológica


Desde su nacimiento y llegada a la familia Penderwick, el objetivo de Jane pareció ser iluminar a todos con su brillo. Siendo la menor de tres hermanos y la única mujer, rápidamente pasó a convertirse en la consentida de su padre y confidente de su madre, y no tardó en tomarle el gusto a ser el centro de atención. Su ego fue creciendo conforme lo hacía ella, e incluso sus hermanos contribuyeron de cierta forma a convertirla en una chiquilla mimada. Lo que le faltaba de humildad le sobraba de confianza y aunque sus habilidades y logros siempre eran alabados, también se dio cuenta de que hacer lo contrario a lo que le pedían era igualmente una manera de llamar la atención.

Durante sus años en Hogwarts potenció aún más estas características y desarrolló otras, como una aparente carencia de filtro a la hora de decir lo que pensaba y un vocabulario un tanto grosero que hasta el día de hoy le cuesta controlar. No importaba a dónde fuera ni lo que hiciera, siempre era ella primero y luego los demás. No hubo fiesta que se perdiera ni escándalo en el que no estuviese involucrada, y esto hizo que se ganara cierta mala fama durante su primera etapa en el colegio. ¿Pero qué culpa podía tener una chica con sed de adrenalina? Se hacía llamar "coleccionista de experiencias" y para eso debía vivir tantas como pudiese.

En un principio fue una alumna bastante floja y siempre estaba buscando excusas para no estudiar o formas de convencer a otros alumnos (por las buenas o por las malas) de que hicieran su tarea por ella. De alguna forma se las ingenió para aprobar sus primeros cursos sin mucho esfuerzo, pero sí ganándose los sermones de muchos profesores. No fue hasta que entró a quinto curso que decidió darle un vuelco a su vida y un cambio a su actitud, intentando rectificar sus hábitos y encontrar su camino. Se dio cuenta entonces de que si quería ser alguien grande en la vida iba a tener que actuar con habilidad y perseverancia, y no era demasiado tarde para conseguir aquello.

Hoy por hoy ha logrado prácticamente todo lo que se ha propuesto y eso definitivamente no ha sido fácil. Durante sus últimos años en Hogwarts y especialmente durante su formación como auror recibió duras lecciones que terminaron de forjar su carácter quitándole bastante de ese egocentrismo absurdo y sus aires de superioridad, pues con el paso de los años se dio cuenta de que la grandeza se gana por mérito propio mediante las acciones que uno realiza y que marcan una diferencia. Ha aprendido a actuar en pro de una causa mayor y a no detenerse frente a nada cuando tiene un objetivo en la mira.

Jane es una mujer segura de sí misma, y cuando no, sabe ocultar sus inseguridades. Luego de haber tenido una adolescencia un tanto descarriada, ahora puede decir que al fin sabe lo que quiere y eso es lo que le impidió tirar la toalla incluso en los momentos más difíciles de su vida. Se considera astuta y puede llegar a ser bastante manipuladora en caso de verlo necesario. A pesar de que se ha comprometido mucho con su profesión, nunca se ha olvidado de disfrutar de la vida. Adora probar cosas nuevas, vivir experiencias intensas y que le hagan reír. Tiene un muy buen sentido del humor y es bastante difícil hacer que se ofenda, aunque cuando lo hace puede volverse bastante agresiva. No es alguien que se avergüence fácilmente y suele tomar decisiones con rapidez.

Prefiere pedir perdón que permiso, aunque si fuera por ella haría todo lo que se le viniera en gana sin darle explicación alguna a nadie. Aprender a seguir órdenes y respetar las reglas es una de las cosas que más le ha costado. Nunca fue una persona muy sentimental, y especialmente al empezar su entrenamiento de auror se dio cuenta de que las emociones muchas veces podían jugarle malas pasadas. Eso no quiere decir que logre pensar siempre con la cabeza fría; por el contrario, muchas veces es demasiado impulsiva, pero para su suerte parece tener buenos instintos y un sexto sentido que hasta ahora le ha otorgado el éxito en la mayoría de sus misiones. Se siente orgullosa de lo que ha conseguido y tiene motivos para estarlo, pero también sabe que el aprendizaje nunca termina.

Su relación con las personas suele ser clara desde el principio; si le caes bien lo notarás de inmediato, y si no pues no se esforzará por hacer que creas lo contrario. Jane no es una persona delicada ni se anda con rodeos. La frase “si quieres que algo salga bien hazlo tú mismo” se ha aplicado en muchas situaciones de su vida, pero también sabe trabajar en equipo y definitivamente disfruta de la compañía de los demás, simplemente necesita buenas demostraciones para que otros se ganen su confianza, respeto y cariño. La lealtad es algo muy importante para ella y jamás traicionaría a un aliado, mucho menos a un verdadero amigo. Es difícil que le dé a alguien una segunda oportunidad, y puede llegar a ser bastante rencorosa.


 
Historia


Jane nació en un pequeño hospital mágico de Cardiff justo cuando empezaba a amanecer. Su madre era una reconocida criadora de granians y su padre un historiador y escritor muggle. A ellos se sumaban Jack y Daniel, los hermanos mayores y eternos protectores de Jane. La infancia de los tres transcurrió en la gran casa y los amplios terrenos de la familia Penderwick en Brecon, un sitio ideal para criar caballos alados y lo suficientemente apartado como para llevar una vida tranquila. Era un lugar idílico y una familia aparentemente perfecta. Jane tuvo una excelente relación con sus hermanos desde un comienzo; Daniel era un chico muy inteligente y de buen corazón, además de un gran objetivo para sus bromas, y Jack era su ejemplo a seguir: responsable pero divertido, parecía siempre saber qué hacer y cómo hacerlo de la mejor forma. Pasaban horas y horas jugando juntos y haciendo travesuras, aunque solían ser los chicos quienes cubrían a Jane para que no fuera siempre castigada.

Ninguno de los tres sospechaba que algo podía ir mal con sus padres. Jane tenía seis años cuando les anunciaron que iban a separarse. Los motivos estaban fuera del entendimiento de los niños, pues para ellos frases como "no es lo mismo que antes" o "tenemos demasiadas diferencias" no tenían ningún sentido. ¡Ellos eran una familia! ¿Cómo iban a seguir siendo los Penderwick sin su padre? Fue un suceso difícil de superar para todos, más aún cuando se enteraron años más tarde de que había iniciado una nueva relación con otra mujer. A pesar de que Jane amaba mucho a su padre, aquello fue algo que jamás le perdonó. Con el tiempo comprendió que no todas las relaciones duran para siempre y que tampoco es malo que terminen, pero nunca dejó de sentir rencor porque su padre la abandonara, pues era así como veía la situación.

A pesar de todo pudieron seguir adelante con la unión familiar que siempre les había caracterizado. Como era de esperar la carta de Hogwarts le llegó a Jack poco después de haber cumplido once, y dos años más tarde fue Daniel quien recibió la suya. Aquello representó un cambio muy grande en la vida de Jane, quien pasó de tener a dos compañeros de juegos perfectos a quedarse sola con su madre. La espera por su propia carta de admisión se le hizo eterna, pero sus hermanos nunca dejaron de mandarle lechuzas desde Hogwarts y contarle todas las novedades y aventuras que vivían en el castillo. Jane no podía esperar a ser parte de eso también. Finalmente llegó su turno en el año 2003, cuando el Sombrero la seleccionó para la casa de Gryffindor.

Sus primeros años en el colegio fueron bastante caóticos. A pesar de que tenía a sus hermanos sobre ella, intentando asegurarse de que estuviese al día con los deberes y que aprobara los exámenes, Jane estaba lejos de ser una alumna responsable. Era floja y desorganizada y muchos consideraban que estaba perdiendo el tiempo en Hogwarts. A ella le encantaba el castillo y las vivencias que iba acumulando en él, lo que no le gustaba era trabajar. Para cuando entró a cuarto curso su hermano mayor ya se había graduado y no sólo tenía claro qué estudios cursaría, sino que parecía tener toda su vida planeada. Sólo entonces Jane cayó en la cuenta de lo importante que era tener un objetivo que cumplir y fue Jack quien la inspiró a iniciar el cambio que necesitaba para encontrar su camino y una verdadera motivación.

Sabía que a partir de quinto sus calificaciones pasarían a ser sumamente importantes para su posterior formación profesional y necesitaría un gran estímulo para mejorar y cambiar sus hábitos. Hubo dos sucesos que la llevaron a encontrar este aliciente. El primero fue la desaparición de Jack poco antes de que terminara su primer año de universidad. Tras una serie de investigaciones se decretó que había sido capturado y probablemente asesinado por mortífagos y nunca más se volvió a saber de él. Esto fue otro golpe duro para la familia, y Jane, quien veía a su hermano mayor no sólo como un héroe personal sino también como su mejor amigo, quedó devastada.

Pero el segundo hecho importante ocurrió a los pocos meses. Los profesores de Hogwarts habían estado recordándoles constantemente a los alumnos de quinto año lo importante que serían los TIMOs para su futuro, y habían organizado un encuentro de profesionales para motivarlos. Acudieron sanadores, rompedores de maldiciones, dragonolistas e incluso famosos jugadores de Quidditch, y todos estuvieron disponibles para hablar de sus carreras e incentivar a los estudiantes. Pero una persona en particular llamó la atención de Jane como ninguna otra y le hizo dar el “click” que le faltaba. Se trataba de Iorwerth Cosmas, un auror que ya llevaba un par de años ejerciendo y que rápidamente se había ganado una excelente reputación por sus hazañas. Al escucharlo todas las piezas del rompecabezas terminaron de calzar y Jane supo que algún día estaría en el mismo lugar; no sólo había sido inspirada por el auror, sino que se juró que terminaría de resolver el caso de su hermano para saber exactamente qué le había ocurrido.

A partir de entonces, y luego de haber rendido todos sus TIMOs exitosamente, las cosas fueron de bien a mejor para Jane. Los años siguientes estuvieron llenos de noches en vela rodeada de libros así como una dura disciplina que ella misma se había autoimpuesto, y fue así como también logró obtener excelentes calificaciones en los EXTASIS que le permitieron el acceso a su formación como auror. Enorme fue su sorpresa cuando le presentaron a quien sería su mentor: nada más y nada menos que el mismísimo Iorwerth Cosmas. El júbilo de Jane, sin embargo, duró pocos días; si había creído que el proceso de admisión a la academia de aurores era difícil, nada se comparaba con el entrenamiento en sí. No sólo era una extrema exigencia física y emocional de por sí, sino que además la preparación era el doble de dura al ser impartida por Cosmas. A pesar de todo fue él quien le enseñó algunas de las lecciones más importantes de su vida, y aunque muchos días despertaba con ganas de abandonarlo todo y optar por un camino más fácil, cada mañana cuando se miraba al espejo se recordaba porqué estaba haciéndolo y qué quería lograr con ello.

Luego de graduarse de la academia, Jane no sólo demostró que realmente tenía potencial como auror, sino que también probó al mundo que había podido conseguir lo que se había propuesto incluso cuando muchas personas no creyeron en ella. Logró desarrollarse exitosamente en sus misiones y afianzar buenas relaciones con sus colegas, pero aquello no duró demasiado pues los cambios que la comunidad mágica británica había estado viviendo en los últimos años pronto traerían inesperadas consecuencias. Jane, que se había criado con un padre muggle del cual había aprendido muchas cosas buenas e interesantes de la gente sin magia, siempre había respetado y apreciado lo mejor de ambos mundos, pero no todos los magos y brujas pensaban igual. A pesar de que la mayor tolerancia e inclusión frente a los muggles había causado el descontento de algunas personas, nadie esperaba que aquello terminase en los altercados sucedidos en el año 2016.

Jane, cumpliendo su función de auror, estuvo presente tanto en el fallido golpe de estado al Ministerio de la Magia, como en el altercado de octubre. En este último se enfrentó tanto a magos como a muggles y, en un intento de detener el conflicto y proteger a los involucrados, terminó asesinando a uno de ellos. Se desató el pánico y el caos reinó durante las semanas siguientes, mientras la comunidad mágica y muggle intentaban aclarar la situación y tomar las medidas necesarias. Aunque el Ministerio defendió sus actos, explicando que sólo había hecho su trabajo, Jane estaba segura de que los muggles la repudiarían por lo que había hecho. Estaba confundida y tenía miedo, pues ya se habían empezado a alzar rumores de que aquel último episodio condenaría a los magos y brujas para siempre, y luego del asesinato del Primer Ministro Muggle, fue justamente eso lo que ocurrió.

Tras enterarse de lo que los muggles pensaban hacer con los magos, tatuarles en el antebrazo e incluso marcar en la cara a aquellos que habían asesinado a algún muggle, Jane decidió huir. Aunque se sintió como una grandísima cobarde, no iba a dejar que le pusieran un dedo encima. Estaba convencida de que los muggles no tenían ningún derecho de hacer semejantes cosas con la comunidad mágica y también estaba segura de que aquello sólo estaba empezando. Las cosas no tardarían en empeorar y ella se negaba a formar parte de aquel absurdo sistema. En un principio se refugió en la casa de su madre en Gales, pero no quería exponer a su familia luego de lo que había ocurrido, así que tras unos días partió de allí también. Estuvo vagando durante algunos meses como una verdadera fugitiva, enterándose por terceros de lo que ocurría en la comunidad mágica, hasta que decidió que escapando de todo aquello jamás lograría nada.

Tenía que regresar si quería poner de su parte para cambiar la oscura situación en la que el mundo se había sumergido, así que eso hizo. Poco después de su regreso, aún manteniéndose alejada de todo aquel que pudiese estar buscándola, dio con Iorwerth Cosmas. Su antiguo maestro no sólo le ofreció refugio en su propia casa, sino que también la introdujo a la Orden del Fénix. Jane no va a quedarse de brazos cruzados luego de todos los cambios que han ocurrido en la comunidad mágica, pero sabe que desde su posición y luego de los episodios en los que estuvo involucrada, no hay mucho que pueda hacer, y eso le resulta totalmente frustrante. Una parte de ella sabe que entregándose y dejándose marcar tal vez podría vivir una vida un poco más normal y tener más oportunidades de llegar a generar algún tipo de cambio... pero la otra parte sigue asustada.


 
Otros datos

Familia:
>Ewan Penderwick, su padre (muggle), a quien ve con muy poca frecuencia desde que se separó de su madre.
>Carol Penderwick, su madre (bruja), sigue ocupándose de su criadero de granians.
>Jack Penderwick, su hermano mayor, desaparecido en el año 2007
>Daniel Penderwick, el hermano del medio, ayuda a su madre con la crianza de los granians y los entrena para las carreras.
>Susan Penderwick, media hermana (hija de su padre con su nueva mujer), es una niña pequeña a la que ha visto sólo una vez en su vida.

Estatus Sanguíneo: Mestiza

Mascota: Un águila dorada llamada Eryr

Varita: Núcleo de fibra de corazón de dragón, madera de roble rojo, 30,5 centímetros, rígida y de color rojizo.

Asignatura favorita: Vuelo y Defensa contra las Artes Oscuras

Asignatura odiada: Aritmancia e Historia de la Magia

Boggart: La muerte

Pasatiempos favoritos:
>Volar en escoba siempre que puede y asistir a tantos partidos de Quidditch como le sea posible.
>Tocar la guitarra. También canta pero sólo cuando está sola, pues le parece que no tiene una voz muy bonita.
>Ayudarle a su hermano Daniel con los granians. Tiene una buena mano para los caballos alados al igual que él, y su madre siempre insistió en que sería una excelente jinete de carreras.
>Colecciona plumas de lechuzas y otras aves mensajeras. Para ella es el equivalente a coleccionar estampillas.
>Hornear cosas dulces y luego comerse todo.
>Dormir hasta tarde, sin tener que poner el despertador.
>Aunque la influencia mágica del lado de su madre fue más fuerte que la de su padre, ha tenido oportunidades más que suficientes para familiarizarse con el mundo muggle. Así que le gustan muchos cantantes y grupos musicales muggles, algunos libros y comics y también las películas, especialmente las de terror.

Mayor aspiración: Llegar a ser un auror de renombre y terminar de resolver el caso de su hermano e inventar un hechizo que te permita comer todo lo que quieras sin engordar

Otros:
>Cuando era pequeña tenía las paletas bastante grandes, por lo que sus hermanos la apodaron como Wiwer, que significa ardilla en galés. A pesar de que en su momento odiaba que la llamaran así, con el tiempo se convirtió en un sobrenombre cariñoso que hasta el día de hoy usa su familia.
>Durante sus años en Hogwarts el Quidditch fue una especie de refugio para Jane, una forma de demostrar que no era una buena para nada como muchos creían, y que podía destacar en algo si se lo proponía. Jugó como cazadora. Su equipo profesional favorito es el Caerphilly Catapults.
>Adora comer. La buena (y no tan buena) comida es uno de sus más grandes placeres. Nunca se ha sentido culpable por ello.
>Uno de los hábitos que no ha podido dejar atrás es decir groserías cuando está emocionada, nerviosa o enojada. Su madre sigue reprochándole esto hasta el día de hoy.
>Su patronus es un pingüino azul.
>A pesar de que nadie ha vuelto a ver a su hermano Jack desde que desapareció, Jane nunca ha perdido la esperanza de encontrarlo vivo o muerto, y en caso de lo segundo, de vengar al responsable de su asesinato.

 
Travesura Realizada


 


Última edición por Jane L. Penderwick el Dom Jun 11, 2017 2:03 pm, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: Jane L. Penderwick

Mensaje por Baúl el Miér Mayo 24, 2017 4:01 pm


•• Características y pertenencias ••


Prontamente...



Hola, Invitado!
Recuerda poner el link de tu ficha en tu perfil.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.