Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas

Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Vie Mayo 05, 2017 12:20 pm

Ainé no estaba de demasiado buen humor aquella tarde. Por algún motivo, el dueño del Snake había decidido que era una buena idea convocar a todos sus trabajadores a las 8 de la mañana para limpiar a fondo el local. La joven irlandesa, tras pasar rápidamente por la ducha y tomar un café frío y solo llegó hasta allí con un humor de perros, sin cruzar apenas una palabra con nadie y sin escuchar las instrucciones de su jefe. ¿Dijo algo acerca de una inspección de Sanidad? Le daba igual: decidió ofrecerse voluntaria para encargarse del cuarto de basuras y permaneció allí durante dos o tres horas fumando cigarrillos y cargando enormes bolsas de basura en la compactadora al ritmo más lento que pudo.

En parte era su venganza contra los muggles que ahora trataban de reprimir a magos y brujas. Si las cosas funcionaran de otra manera, le hubiera bastado una hora y algunos movimientos de varita para dejar aquel cuarto como si fuera nuevo. Como no había forma de hacerlo así, trabajó al peor estilo muggle, acumulando toda la pereza que pudo y haciendo largas pausas para fumar mientras veía pasar los coches a través del callejón de la parte trasera del pub. El jefe tampoco les permitió irse a casa aquel día; obviamente el pub tenía que mantener su horario de apertura así que allí estaba Ainé, a las siete de la tarde y con ganas de una ducha y de unas horas de sueño, esperando a que llegaran los primeros clientes de la noche.

Técnicamente le tocaba atender en la barra pero en ese momento se encontraba en la puerta del almacén fumando un cigarrillo. Allí había descubierto un ángulo estratégico por el cual controlaba la puerta del pub. Apenas había dado un par de caladas cuando una mujer entró. Resoplando, arrojó el cigarro a la calle y caminó hasta la barra sin fingir tan siquiera una sonrisa. - ¿Qué vas a querer? - dijo casi como si escupiera, mirándola fijamente mientras daba un trago al botellín de cerveza que tenía bajo la barra - Si vas a querer algo de comer, la cocina aún está cerrada - añadió haciendo un gesto de dejadez hacia una puerta.

Tras ésta se encontraba Mike, el cocinero, borracho y colocado y en proceso de reanimación por parte de otro camarero para que pudiera poner en marcha los fogones - Pero tengo aperitivos fríos... patatas... algunas cortezas - enumeró desganada, echando un vistazo bajo la barra. Se inclinó para tomar un enorme bol metálico relleno de frutos secos no demasiado frescos que dejó junto a aquella mujer.


Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ariel I. Valentine el Sáb Mayo 06, 2017 12:43 am

Hacía pocos días que había regresado al Reino Unido y sentía la presión de estar de nuevo en su país y en un nuevo trabajo, si bien sentía que su trabajo actual estaba por debajo del pasado al menos en cargo, dado que estaba ejerciendo uno menor por ser una recién llegada que tenía que ganarse los méritos para subir de puesto, algo que a decir verdad no le molestaba en lo absoluto dado que no sería la primera vez en la que tendría que hacer esto, considerando que había pasado por muchos trabajos antes de llegar al ministerio de magia, Noruego. Las cosas estaban algo estresantes en Inglaterra, era un puesto menor pero sentía que había aún mas trabajo que en su anterior puesto y país, después de todo este era el país donde se inició este desastre con los magos y donde todos quedaron expuestos, las cosas con los demás países sentía que estaban tensas, así que ella en su trabajo de cooperación internacional claramente tenía mucha presión sobre los hombros, lo mismo que pasaba con sus compañeros, aunque posiblemente todo el ministerio estuviera de la misma forma.

Ese día en particular había sido bastante estresante por lo que al terminar el trabajo Ariel decidió que realmente quería ir a tomarse un trago, pero no quería hacerlo en algún Pub del mundo mágico, quería algo diferente, el mundo muggle era mejor para esa ocasión después de todo quería una cerveza y además de esto tenía ganas de ver como era recibida por los muggles ahora que estaba marcada y llevaba una "M" en su muñeca derecha, la respuesta que recibió en algunos de los lugares era la esperaba, claramente no la dejaron entrar, en vez de pedir la identificación le pidieron el brazo y al ver la "M" le negaron la entrada, algo que para ella era una grandisima mierda, sentía que en esos momento era mas importante saber si era un mago o un muggle el que entraba en los locales que si era mayor o menor de edad, además aún cuando se esperaba la reacción que había recibido por parte de ellos, una parte de ella seguía teniendo esperanza en los muggles, rogaba que estos no fueran como los puristas, pero casi que los estaba viendo como iguales, su forma de reaccionar no era la mejor y la hacían preguntarse una vez mas si toda su vida estuvo equivocada en sus ideales, pero aún así seguía negándose a creer que era imposible lograr un mundo de igualdad o que los muggles eran malos o los magos.

Había pasado ya por cuatro lugares de mejor apariencia que ese pub, cuando llegó al mismo siendo el primero que la dejó ingresar, el primero al que al parecer no le había importado si ella era una bruja o una muggle y no pudo evitar pensar "No es cierto, esto tiene que ser una broma" y es que era realmente gracioso ver como era discriminada en los buenos bares o restaurantes solo por que los muggles no querían relacionarse con los magos y casi que la hacía preguntarse por que es que tenía ese M tatuada en el brazo y si no hubiera sido mejor no habérsela tatuado, si no era mejor fingir que era una muggle mas al frente de ellos y ocultar que era una bruja, aún cuando corriera mas peligro de ser capturada, además algo le decía que no quería que su hija viviera así que fuera tratada como menos por ser una bruja.

Realmente no sabía si reír o llorar cuando llegó a la barra y fue atendida por esa chica quien parecía estar de muy mal humor, como si no hubiera dormido en varios días y tuviera su periodo, realmente no sabía como tratar a las personas, aunque ella misma sabía lo complicado que era un trabajo así, después de todo por 6 años aproximadamente ella estuvo de trabajo en trabajo y no creía poder juzgarla no siempre se tienen buenos jefes o un buen trabajo pero la noche a penas estaba empezando así que no debería estar de tan mal genio o antipática.

Cuando mencionó lo de la puerta y la castaña volvió a ver la misma y el estado del cocinero ya no pudo evitar soltar una carcajada - Oh, que magnifico lugar en el que he ido a parar, sin lugar a dudas se merece 5 estrellas - dijo con evidente sarcasmo ante todo lo que estaba presenciando aunque ella había ido por una cerveza y estas hasta en un basurero tendrían que saber bien, no era como un trajo que podía llegar a salir mal por no saber su preparación, aunque nunca se sabe a lo mejor y estaban calientes las cervezas o el dueño había sido tan inteligente de dejarlas enfriar, luego calentar y finalmente enfriar.

- No te preocupes linda, que en este lugar ni loca pido comida, no quiero terminar en el hospital por una intoxicación, lo que si me puedes dar es una Heineken, claro si la tienen - pidió sin importar que su comentario le pudiera llegar a caer mal a la chica que era lo peor que podría hacer ¿No atenderla? ¿Escupirle su bebida al frente de ella? Lo dudaba, dudaba que hiciera algo así por que tenía la impresión de que al igual que a ella misma seguro a la joven no es que le gustaba tanto su trabajo, una vez mas tenía cara de amargada y es bien sabido que si te gusta tu trabajo lo haces con una sonrisa.

- ¿Y dime este lugar es siempre así o es de hace poco? - no veía que hubiera mucha clientela, aunque no sabía si se debía a que era muy temprano o que el lugar era realmente malo, un bar de mala muerte al que casi nadie llegaba y la verdad aunque no le daba mucha curiosidad saber del mismo ocupaba una charla algo trivial para poder olvidarse de su día de trabajo, sin contar que no había mucha gente por lo que tal vez podría intentar hablar con esa camarera o hacer el intento.


**Firma en Proceso**

Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Miér Mayo 10, 2017 12:04 pm

El gesto de Ainé fue agriándose por momentos conforme escuchaba hablar a aquella mujer. Apretó las mandíbulas para evitar lanzarle una bayeta a la cara y se limitó a tomar ésta para pasarla sin mucho esmero por la barra. Sus ojos verdes se clavaron en los de la mujer que parecía sentirse demasiado buena como para estar en el Snake. Aunque Ainé era la primera en reconocer que aquel pub no precisamente de lo mejor de Londres, no soportaba la actitud de aquellos que se creían demasiado dignos como para pisar su pegajoso suelo.

- No sé si merece cinco estrellas pero de todos modos, si no te gusta, esta misma calle está llena de bares limpios y luminosos con cervezas de marca - argumentó finalmente, sonriendo de forma sarcástica antes de darse la vuelta para abrir la nevera y sacar un tercio de Heineken. Puso la botella frente a aquella mujer con un golpe seco -que ya de paso sirvió para despertar al cocinero- y la abrió con la maestría que otorga la experiencia, siempre sin perder una sonrisa que tenía más de venenosa que de agradable. - Hoy es tu día de suerte, podrás tomarte una Heineken fría. ¿Quieres un vaso? - y sin esperar respuesta, sacó un vaso del lavavajillas y lo colocó junto al botellín. Ella misma podía decidir si apoyar los labios en una botella manoseada o en un vaso recién limpio pero con demasiados usos.

A pesar de sus comentarios y reticencias, la mujer parecía querer conversación así que Ainé se apoyó en la barra con los brazos cruzados tras coger algunos frutos secos rancios. - Este sitio es peor desde que yo trabajo aquí - respondió con ironía encogiéndose de hombros. La verdad era que no era el mejor día para que alguien le recordara que trabajaba en una mierda de bar que, por otra parte, ella misma había escogido porque era donde se sabía desenvolver: en los ambientes de mierda.

- Si te quedas aquí un par de horas comprobarás que puede ser mucho peor - respondió antes de dirigir la mirada hacia la cocina. Un golpe procedente de allí le hizo pensar que el cocinero aún tenía problemas para ponerse a trabajar. ¿Qué se habría metido ese inconsciente? - A menos que en realidad te gusten los chicos malos - añadió divertida y esbozando una sonrisa torcida - Aquí vienen muchos pero no de los que se saltan semáforos en rojo, ¿sabes? Ni de los que cruzan la calle sin mirar y de los que deciden quitarse la corbata en mitad de una fiesta - siguió diciendo con ironía - Vienen chicos malos de verdad -.


Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ariel I. Valentine el Miér Mayo 10, 2017 11:27 pm

Posiblemente estuviera molestando a la chica con su actitud, pero como no tener una mala actitud luego de ver que no tenías mucho donde escoger por una estúpida marca que los magos nunca tuvieron que aceptar pero que aún así ahí estaba en su brazo solo para marcarla de ser diferente, estúpidos muggles, aunque claro, ella la llevaba por que seguía en eso de "Los detesto por esto pero no todos son malos y no hay que juzgarlos por unos cuantos, a lo mejor todo se soluciona con el tiempo" aunque sentía que era como los Judíos cuando estaban los Nazis, siendo marcados por las características de su vida, solo faltaban los centros de concentración y los asesinatos masivos en las cámaras de gas.

- Lo haría pero ya me vetaron de todos o bueno al menos de cuatro - dijo como si nada era la verdad además no le importaba la actitud de la chica le era indiferente aunque claramente tenía curiosidad de ver como reaccionaba a la marca en su muñeca así que cuando se volvió de nuevo hacía ella la dejó ver levantando el brazo y dirigiendo la marca hacía ella - Al parecer tener ésto es sinónimo de lepra o SIDA o cualquier mierda así de la que todos huyen sin conocimiento y rechazan - se encogió de hombros, tal vez se podría meter en problemas por su actitud en especial por estar tratando con una muggle y posiblemente fuera echada de ese lugar, pero es que sentía que ese día estaba siendo tan malo que ya no le importaba mucho lo que pasara, además no estaba irrumpiendo ninguna regla, solo daba su opinión, pero estaba marcada y no estaba usando su varita, así que...

- De momento no, gracias - dijo mientras tomaba una servilleta del servilletero mas cercano por que al menos eso si lo tenían y se ponía a limpiar la boquilla de la botella antes de poner sus labios en la misma dando el primer trago, después de todo desde hace mucho tiempo había aprendido o preferido a tomar directamente de la botella, siempre había la posibilidad de que los vasos estuvieran mal lavados por uno u otro motivo, así que solía tenerles idea, a veces.

- Uy, chicos malos - hizo un gesto exagerado que incluía inhalar entre los dientes y morder la uña del indice - Y yo que solo pensaba venir a tomarme una cerveza y luego ir a casa a dormir temprano, creo que tendré que cambiar mi plan - dijo con evidente ironía.

- ¿Y dime cuantos asesinatos o peleas han habido en el lugar? ¿Cuantas veces ha tenido que ver la policía? - preguntó porque no tenía nada mejor que hacer y no se tomaría la cerveza de un trago la disfrutaría un rato mas, así que solo le dio un sorbo luego de su pregunta, observando a su vez como una par de personas mas ingresaban al local, dirigiéndose directamente a la barra.


**Firma en Proceso**

Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Dom Mayo 14, 2017 5:06 am

Para fingir que trabajaba en caso de que su jefe apareciera de repente, Ainé continuó deslizando el trapo por la barra del bar a pesar de que ya no hacía demasiada falta. Era uno de los primeros trucos que le habían enseñado cuando comenzó a trabajar como camarera: que el jefe jamás te vea de brazos cruzados, finge que limpias, que ordenas, que haces algo, pero que no te vean parada. Dejó de prestar atención a las palabras de la mujer que tenía enfrente hasta que levantó el brazo para mostrarle aquel fatídico tatuaje en forma de M en su muñeca.

Ainé dejó de mover el trapo de forma inmediata y fijó la mirada en aquella horrible marca de la que ella había podido librarse al mezclarse con los muggles. Por unos segundos, no supo qué hacer y volvió a su mente la paranoia de la que llevaba intentando huir desde hacía meses: ¿sería una trampa? ¿estaría el bar rodeado de agentes dispuestos a cazar magos y brujas escondidos? ¿alguien la habría delatado? ¡Eso era imposible, prácticamente solo se relacionaba con muggles! Sabiendo que su silencio podía ser sospechoso, respondió mientras mantenía una actitud neutra: - A mi jefe le dan igual las marcas con tal de que la gente pague -.

La mujer cambió de tema con naturalidad, algo que le extrañó a Ainé. Quizá era cierto que le habían impedido la entrada en varios sitios y estaba demasiado quemada. En cualquier caso, la irlandesa decidió seguirle la corriente como una buena camarera y siguió dándole la trapo. - La policía hace redadas de vez en cuando en busca de drogas - le dijo encogiéndose de hombros - Hoy no es día de redada así que puedes estar tranquila. Eso sí, yo procuraría que no se viera demasiado esa marca, aquí ha habido muchas peleas por eso y te aseguro que la policía de Londres no suele intervenir - le advirtió bajando un poco la voz para no ser oída por dos hombres que esperaban ser atendidos a poca distancia de ellas.

Ainé se acercó a los tipos para tomarles nota. Sin mirarles demasiado, les sirvió las dos cervezas que pidieron y también colocó frente a ellos un bol de cacahuetes rancios, ignorando sus protestas y enviándolos a otro bar si tenían alguna queja. - Claro, a encontrarme con magos de mierda... - exclamó uno de ellos estallando en carcajadas. Ainé apretó las mandíbulas y retorció el trapo entre las manos. Aún no se acostumbraba a mantener la boca cerrada en situaciones como aquella y sentía que le ardía el estómago por tener que tragarse las contestaciones. Aunque volvió junto a la mujer, decidió que se vengaría de aquellos tipos de una forma u otra.



Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ariel I. Valentine el Dom Jun 04, 2017 4:43 pm

Claramente no pasó por la mente de la castaña que la mesera fuera una bruja como ella, a decir verdad solo creyó que era una muggle que se sintió algo tal vez intimidada por estar al frente de una bruja, habían muchos que les hacían malas caras o en cierta forma se intimidaban estando con ellos aunque no entendía bien la razón de esto, no es que ellos estuvieran haciéndoles algún mal o al menos así lo veía ella, pero bueno todos temía a lo desconocido, los muggles a los magos y algunos magos a los muggles aunque en el caso de los magos posiblemente fuera mas que nada desprecio ante ellos y no tanto miedo.

Al menos al jefe de ella si no le molestaba la presencia de los de su clase en el bar y de momento era algo bueno, al menos para ella que podía tomarse con tranquilidad su cerveza y así relajarse un poco antes de poder ir a su casa y dormir tranquilamente, aunque posiblemente sería mejor tomar algo mas fuerte para poder llegar directamente a dormir y descansar para el día siguiente.

- Créeme, no lo dudo - respondió con naturalidad, volviendo a dejar la marca oculta, si bien no ponía en duda las palabras de la chica pues sabía que había algunos cazando a sus congéneres, no era algo del todo agradable, ellos no eran criminales que tenían que ser marcados y repudiados, no todo eran malos, así como todo los muggles eran buenos, pero no se podía hacer gran cosa al respecto por lo que la castaña simplemente le dio otro trago a la bebida.

- Es algo molesto, el como se han dado las cosas, no todos los magos son malos, tal vez hubiera sido mejor seguir en el anonimato, lamentablemente ya no se puede - comentó en un susurro molesto mas para ella misma que para la mesera que tenía delante de ella, antes de resoplar, realmente le hubiera gustado que las cosas fueran diferentes pero nada se podía cambiar las cosas eran como eran y no podía hacer a los demás cambiar de opinión con respecto a ellos.

Sintió una gran molestia al escuchar como los dos hombres que acababan de entrar en el bar hablaban mal de los magos y tuvo que hacer un gran esfuerzo para no hacer una de dos, o lanzarles un hechizo que eso si le provocaría un gran problema a ella y a los suyos o decirle sus verdades - Como aborrezco las personas tan ignorantes - le expresó a la mesera antes de tomarse lo que quedaba de su bebida de un solo trago, realmente los aborrecía, pero estaba muy sobria para discutir con idiotas.


**Firma en Proceso**

Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Dom Jun 11, 2017 3:51 am

Ainé se mantuvo en silencio mientras la joven parecía hablar más para sí misma que para la camarera. La observó durante unos instantes, presa de la duda respecto a ella. ¿Estaría siendo sincera o simplemente todo era un truco para hacer que la irlandesa desvelara su auténtica identidad? La paranoia y la inseguridad volvían a la cabeza de Ainé cada vez que un mago o bruja se desvelaba ante ella. Por una parte pensó que al igual que aquella joven se había atrevido a mostrarle su marca, ¿por qué no podía ella misma descubrirse, dejar de vivir escondida...? Lo recordó pronto: sí, el orgullo, la dignidad.

No pensaba que los magos y brujas marcados hubieran perdido su dignidad: simplemente ella era demasiado rabiosa como para permitir que la marcaran como al ganado. Si además había podido aprovechar su origen muggle para vivir como si fuera uno de ellos, ¿qué problema había? Tan sólo que a veces Ainé se sentía entre dos aguas: no era muggle, aunque había vivido la mitad de su vida como tal, pero tampoco podía vivir una vida entre magia como en Hogwarts. Todo le daba mucho asco en general.

- Tampoco todos los muggles son... somos malos - replicó jugando su papel de muggle aunque sin tono de molestia en su voz. Para disimular su turbación tomó el vaso que la joven acababa de vaciar y lo metió en el lavavajillas. Después, dándole la espalda unos segundos para tomar aire, tomó otro botellín de Heineken y un vaso limpio y situó ambos delante de la chica - Pero es una causa perdida - dijo con resignación encogiéndose de hombros - Quizá hagan falta un par de generaciones para que la situación se normalice - añadió con sinceridad, pues era algo en lo que solía pensar cuando estaba a solas en su apartamento sin mucho que hacer.

- ¿Dónde trabajas? - preguntó con curiosidad tras levantar el dedo medio a dos tipos que la llamaban entre risas simplemente con ánimo de molestar. Estaba convencida de que no harían lo mismo con sus compañeros varones - ¿Tienes un empleo muggle o mantienes un empleo mágico? -. Fingía ser una muggle con la mente abierta y mucha curiosidad pero en realidad, tan sólo era una bruja nostálgica que echaba de menos el Callejón Diagon, Hogsmeade, el Caldero Chorreante, ¡y hasta Hogwarts! Quién se lo iba a decir...


Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ariel I. Valentine el Dom Jun 18, 2017 2:30 pm

- No digo que sean malos, a decir verdad en mi juventud hasta los defendí, así como muchos de ustedes temen a los magos, muchos magos han... temido a ustedes, mi familia incluida, por generaciones nunca se relacionaron con ninguno aún así, siempre me pareció absurdo tener sentimientos negativos por alguien que desconoces en especial por un grupo de personas - se encogió de hombros, siempre estuvo segura de su postura aunque en este momento no estuviera tan segura de la misma, era algo complicado. Primero Lord Voldemort intentando que los magos estuvieran sobre los muggles y ahora los muggles enterados de todo y queriendo estar sobre los magos, era demasiado triste.

- Puede que tengas razón, pero también puede que todo desmejore, siempre han habido personas que saben sobre los magos por que tienen hijos magos y lo aceptan muy bien, pero a veces las cosas solo van para mejor, en la historia de ustedes se ve en la inquisición y las quemas de brujas, lo irónico es que en teoría ya sabían de ellos desde hace tiempo y luego de la nada, posiblemente por la religión empezaron a temerles y verlos como enemigos, ya vemos el trato actual. En el caso de los magos, algunos los mas puristas en los siglos que llevan siguen viendo a los muggles igual, aunque espero que todo cambie para mejor - inclinó la cabeza a un lado y embozó una especie de sonrisa o mueca algo forzada, sus labios se unieron formando una línea recta estando mas apretada en una de las comisuras de sus labios que en la otra.

Era interesante estar hablando de esto con una muggle y que aceptara el termino, aún cuando siempre había sabido que era un termino aceptado por los padres de magos, no todos lo aceptaban realmente pero esta parecía estar tranquila con el mismo, aunque aplicaba lo mismo con estar al lado de una bruja o al menos eso era lo que parecía.

La chica preguntó en donde trabajaba y estaba por responder cuando uno de los hombres de antes se acercó a ella, llegando a escuchar la palabra muggle, al parecer no había prestado atención al resto de la conversación pero si el uso de ese termino que le crispó el cabello de la rabia lo cual dejó ver en su habla - ¿MUGGLE? ¿MUGGLE? como se atreve a usar ese termino, así tan a la ligera, es un termino despectivo hacía nosotros, un termino usado por esa abominación que no tendría que ni existir, es que no tiene orgullo o es que alguna de ustedes es una de esas pestes - parecía que los ojos del hombre lanzaban destellos de ira y en sus palabras se denotaba el asco y la repulsión que sentía por los magos, ella misma tuvo que tragar algo de saliva, si bien desde que tenía la marca la habían rechazado, visto con repulsión y demás cosas así, posiblemente nunca temió una agresión física, no podía usar magia al frente de ellos por diversos motivos pero la ira de ese hombre era tan palpable y el como intentó tomó tomar su brazo para revisarlo con lo que tuvo que moverse rápido para evitarlo, fue algo complicado de entender para ella. ¿Estas eran las personas que intentó defender cuando luchó en Hogwarts? ¿Perdió amigos y se perdieron muchas vidas por esto? a su vez le dio algo de rabia.

- No se atreva a tocarme - expresó con furia hacia el hombre molesto, esperando a su vez que la camarera llegara a poder controlarlo o que le pidiera a algunos de los que trabajaran ahí que lo hicieran, como es que pasaban esa clase de cosas.


**Firma en Proceso**

Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Mar Jun 27, 2017 11:21 am

Mientras la chica hablaba, Ainé asentía con la cabeza fingiendo estar interesada, como si todo aquello fuera algo nuevo para ella y estuviera descubriendo un mundo aparte. Ella conocía muy bien todos aquellos inconvenientes de los que hablaba: en el mundo mágico había soportado comentarios por ser hija de muggles y ahora en el mundo muggle tenía que ocultar que era una bruja ya no porque fuera un secreto sino por la creciente animadversión que había hacia el mundo mágico. Al final, todo era una mierda y Ainé seguía sintiéndose con un pie en cada mundo y sin saber exactamente cuál era su lugar.

Sin embargo, la chica no pudo responder a la cuestión que de verdad le interesaba y era saber qué vinculación mantenía con el mundo mágico. Un energúmeno que al parecer había captado palabras sueltas de su conversación y no dudó en acercarse a las dos vociferando y llamando la atención de la gente. Ainé puso los ojos en blanco; odiaba aquellas situaciones y más estando en el trabajo ya que no podía simplemente hacerse a su lado y seguir su camino. Suspiró profundamente dejando que el tipo dejase ir toda su verborrea pero al parecer quería algo más, ya que hizo ademán de aferrar el brazo de la chica para comprobar si tenía aquella infame M en su muñeca.

- ¡Eh! - exclamó Ainé levantando la voz a su vez, dando una palmada en la superficie de la barra de bar haciendo que un par de vasos de cristal se movieran ligeramente - Vuelve a tu puta silla o llamo a la policía - dijo de forma autoritaria, enarcando las cejas con expresión de advertencia y manteniendo un duelo de miradas con aquel hombre. El tipo permaneció inmóvil unos segundos, seguramente porque no esperaba que nadie reaccionara, pero al darse cuenta de que quien le enfrentaba era una camarera de apenas 50 kilos de peso pareció envalentonarse. - Seguro que los llamas y vienen corriendo - dijo arrogante, sabiendo que eso no sucedería.

Ainé frunció los labios; era cierto que la policía muggle no iba a correr precisamente para defender a un mago o una bruja y aquel no era momento de probar suerte y comprobar si había alguna excepción - Está bien - dijo con fingida voz resignada - Vuelve a tu puta silla o te rompo una botella en la cabeza - añadió sosteniendo en la mano la primera botella que encontró a mano, mostrando gran pericia en su manejo mientras la sujetaba por el cuello, dispuesta a golpear. Una de sus compañeras se acercó y se unió a ella con gesto desafiante, aunque sin atreverse a coger otra botella. El tipo pareció amedrentarse y volvió a su sitio aunque cabía esperar que la esperara al cierre del bar. No le preocupaba, a esas horas podía sacar su varita y quitárselo de encima rápidamente si hacía falta.

Resoplando y apartándose del rostro un mechón de cabello castaño, Ainé volvió a dirigirse hacia la bruja. - Entonces... ¿trabajas en el mundo mágico? - volvió a preguntar con normalidad mientras se abría un botellín de cerveza para darle un largo trago. Se lo había ganado.


Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ariel I. Valentine el Miér Jul 12, 2017 4:06 pm

Realmente era una situación algo incómoda, nunca creyó que llegara el día en que tuviera que vivir algo así, en el mundo mágico había tenido la suerte de ser una "sangre limpia" así que nunca había sido marginada por nadie, por mas que fuera una traidora a la sangre, aunque no siempre la había pasado bien por lo mismo, pero no había sufrido lo que si les tocó a los hijos de muggles y ahora era todo lo contrario ahora veía como los muggles la miraban con asco solo por la suposición de que ella era una bruja y sería peor en caso de ver su marca al parecer, pocas personas eran como esa mesera quien parecía no sentirse incómoda por su presencia, tal vez algunos de los mas jóvenes serían como ella y los mas viejos como el hombre ese serían todo lo contrario, al menos eso era lo que pensaba en ese momento.

Tuvo suerte que no vieran su marca, si bien la había mostrado antes y la mostraría sin pena, en ese lugar empezaba a sentirse algo cohibida por que sabía que él no era él único en pensar así sobre los magos, además estaba en desventaja y seguía sintiendo que no podía exponer la magia, además que sería un problema mayor el llegar a hacerlo. Por otro lado empezaba a odiar la marca pero también la idea de no tenerla por que el no tenerla era estarse escondiendo, ya que en ese momento no le vino a la mente que también podría ser el estar traicionando a los suyos.

Al menos las meseras de ese lugar supieron como defenderla de ese hombre y conseguir que se fuera por medio de amenazas a sentarse nuevamente en su lugar y por ende dejarla tranquila que era lo que realmente necesitaba en ese momento, además tuvo la suerte que nadie mas refutó e intentó ver si ella era una bruja o no, aunque algo le decía que podría estar en problemas cuando saliera del bar, por que no dudaba que alguien intentara comprobar lo que en ese momento no se pudo hacer. En todo caso intentó concentrarse un poco mas en la conversación que hasta hace un momento tenía con la bartender.

- Si, en el ministerio, trabajo en relaciones internacionales, hace poco volví al país antes de esto vivía en Noruega - explicó con simpleza y sin importarle mucho él estar revelando hechos de su vida personal, pero no creía que estos fueran realmente relevantes además ocupaba algo de conversación mientras terminaba su nueva bebida, a la cual le dio un sorbo - ¿Y tu piensas estudiar o dedicarte a algo mas que ser una mesera? - preguntó sin recordar si antes había llegado a preguntar esto, pero suponía que posiblemente no había sido el caso, además ocupaba una plática mas tranquila y muggles después de ese muggle.


**Firma en Proceso**

Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Ainé Perkins el Sáb Jul 22, 2017 7:17 am

A pesar de que las cosas parecían haberse tranquilizado, Ainé era consciente de que habían llamado la atención en el bar, o al menos la de los clientes más cercanos, y eso podría desatar reacciones positivas o negativas. Sin embargo, por el momento parecía que la gente se dedicaba a lo suyo y la camarera se sintió satisfecha: así debía ser siempre todo en la vida, pero había personas que simplemente no podían dejar de atender a lo que otros hacían con sus vidas.

Mientras daba un largo trago a su cerveza escuchó hablar a Ariel, quien parecía ser un pez gordo dentro del mundo mágico o al menos, estar cerca de alguno. Trabajar en el Ministerio de Magia no era demasiado sencillo o al menos a Ainé siempre le había parecido un empleo inalcanzable. Incluso su madre le había dicho una vez, en su infinita sabiduría muggle, que no veía a su hija trabajando ni en un ministerio muggle, ¡como para verla trabajando en el Ministerio de Magia! Para la señora Perkins, todo lo relacionado con la magia era misterioso y muy complicado.

- ¿Noruega? ¿Y qué hacías en Noruega? ¿Trabajas como una especie de... diplomática? - preguntó con curiosidad - ¿Las cosas allí están igual que en Reino Unido? - añadió, aunque sabía que no podría abandonar Londres y en caso de tener que hacerlo, su destino sería Dublín o al menos, Irlanda. Y nunca en casa de sus padres: tenía que protegerlos de la fiebre anti-magos que se extendía cada vez más.

Enarcó las cejas ante la pregunta de Ariel. Suponía que, siendo una trabajadora del Ministerio de Magia, eso de trabajar como camarera en un bar de mala muerte como aquel debía parecerle tan sólo el primer escalón de una carrera más prometedora en el mundo de las Relaciones Públicas. Ainé esbozó una sonrisa sarcástica: de ahí tan sólo podía pasar a encargada, algo que no quería por nada del mundo. Las responsabilidades no eran lo suyo.

- La verdad es que estoy bien como estoy - espetó con cierto orgullo en la voz - aunque seguramente no te lo creas - agregó con una sonrisa irónica mientras manoseaba con intención el trapo que usaban para limpiar la barra como si fuera un arma peligrosa. Y en cierto modo, así lo era. - Nunca me ha gustado estudiar y prefiero mantener un perfil bajo en la vida - añadió sin decir ninguna mentira. No había sido jamás una estudiante modelo en Hogwarst y dada la situación actual del mundo mágico y muggle y que se había librado de tener una marca delatora, prefería no destacar en ninguno de los dos mundos.


Volver arriba Ir abajo

Re: Unas cervezas - Snake Pub [Ariel Valentine]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.