Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas
» Runaway (Rhett Poulsen} // Flashback
Jue Ago 17, 2017 2:50 am por Rhett Poulsen

» Cuartel General de Aurores
Miér Ago 16, 2017 10:41 am por Felix A. Phrixus

» La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.
Miér Ago 16, 2017 2:06 am por Rhett Poulsen

» Una nueva familia {Jane L. Penderwick}
Sáb Ago 12, 2017 7:19 pm por Jane L. Penderwick

» Una serie de eventos desafortunados - Iorwerth Cosmas {Africa}
Sáb Ago 12, 2017 7:11 pm por Jane L. Penderwick

» Twitter.com/Worldwalker
Vie Ago 11, 2017 1:15 am por Rhett Poulsen

» Oferta y Demanda de Rol
Vie Ago 04, 2017 5:14 pm por Andrew Becher

» Taller de gráficos comunitario.
Vie Ago 04, 2017 5:11 pm por Andrew Becher

» Fotografías de los personajes
Jue Ago 03, 2017 5:12 pm por Andrew Becher


La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Sáb Abr 29, 2017 12:14 am

Su departamento era una caja de zapatos… o tal vez un poco mas pequeña que una, pero tenía un baño que estaba separado de la cocina y eso le resultaba bastante satisfactorio porque en alguna oportunidad, a falta de más dinero, había arrendado una habitación que separaba la taza del baño del resto de la estancia por la cortina que le había sacado a la ducha… porque si, en algunos sitios tienes que pagar por una habitación tan cutre como esa.

Contestó el citófono para permitir el acceso del chico delivery lo esperó en la puerta, entregándole el dinero muggle necesario para pagar por las pizzas. Las cervezas estaban en el refrigerador, la varita en una caja de madera junto a la entrada y la TV en un documental sobre osos.

- Me encantaría tener un oso –se dijo a si mismo, sacando la primera rebanada de la caja de pizza y comiéndola en grandes bocados, aunque el pensamiento pasó a segundo plano inmediatamente porque Rhett era el tipo de personas que quería tener todas las mascotas que veía (incluso tiburones, dragones de Komodo y esos sapos de colores brillantes que son de piel venenosa).

Limpiándose los dedos con la parte interna de la camiseta volvió a subir la temperatura de la estufa (el invierno brasileño era mucho mas caluroso que cualquier época inglesa) incluso aunque sabía que su invitado se quejaría del sauna en que estaba convirtiendo su minúsculo salón barra comedor barra cocina americana barra biblioteca barra museo estrambótico.

Aún así vivir en un departamento tan pequeño tenía ciertas ventajas, como el hecho de que ordenando el sillón ya parecía que había hecho aseo durante dos semanas seguidas o que podía cambiar la televisión desde el baño si acaso se llevaba el control remoto con él… y para alguien que adora su control remoto, era algo bastante común.

A sabiendas de que su amigo llegaría pronto, puso el Blu Ray del episodio VII de Star Wars y se sentó a esperar, pensando en comprar pronto una TV un poco mas grande y que le permitiera ver en 3D pues le añadía más emoción a la película. Riendo por lo bajo recordó cuando la había puesto una película de Star Wars en la TV de la casa de sus padres y su madre se quejó diciendo que “casi se le metía un avioncito en el ojo”.

Se sentó en el sofá y se cubrió con una manta cuando sintió a Iorwerth llamar la puerta.

- ¿Qué tal, galán? –no se resistía a llamarlo así de vez en cuando después de que notar que en el año que habían estado viajando juntos por sud américa, no importaba el lugar donde estuvieran, las mujeres siempre se detenían a observarlo de pies a cabeza. Le regaló un abrazo apretado, esos típicos de los hombres que son buenos amigos donde se dan un par de palmetazos en la espalda- varitas fuera. Sabes que te odiaré si me estropeas la TV –no pudo evitar recordarle, dejándole dar los 5 pasos que le separaban del sofá, las pizzas y la película.



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Dom Abr 30, 2017 8:12 pm

Caminaba por las calles como un muggle más, aprovechándose de los últimos días fríos de la primavera para ocultar su mano de plata debajo de la tela de un guante de cuero negro, muy similar al utilizado por Anakin Skywalker en su saga favorita. Llevaba el ceño fruncido, como cada vez que pensaba demasiado, y es que el desarrollo de las cosas en este último tiempo dejaban mucho que pensar.

Necesitaba despejarse un poco, relajarse prácticamente del único modo en el que podía hacerlo durante esos días y es que Rhett siempre lograba sacarle ese lado más relajado y bromista suyo, pues con su mejor amigo era el único con quien luego de la muerte de su esposa lograba olvidarse de ser un amargado.

Se detuvo en la calle para alzar la mirada hasta el piso de su amigo, no podía evitar sentirse incluso un poco irresponsable por estar dándose un tiempo libre con todo lo que tenía que hacer, pero también era un hombre de palabra y conocía al licántropo tan bien que sabía que seguramente ya lo estaba esperando con la pizza y cervezas compradas.

—Hola, precioso.

Respondió a su saludo de “Galán” y sacó de desde detrás de su espalda una rosa roja envuelta en papel de celofán, para entregársela y luego largarse a reír con ganas mientras cruzaba el umbral de la puerta.

—Oh, no. No insistas, sabes que por mucho que lo intentes, el único modo que tienes para lograr que me despegue de la varita es desarmándome a través de un duelo.

Caminó directamente hacia el sillón e iba a tomar asiento cuando vio la caja del blu ray de Star Was, por lo que una sonrisa se dibujó en sus labios, antes de ladear la cabeza y girarse a ver a su amigo.

—Aaaaaawwww.

Se burló con un poco de ironía y se dejó caer en sillón, para enseguida sacarse el guante que ocultaba su mano de plata y dejarlo en medio de la mesita de centro, antes de mirar a Rhett y rascarse la cabeza con gesto pensativo.

—¿Te han llamado esta semana, los muggles?

Sentía curiosidad, aunque siempre había sabido que él se tomaba las cosas mucho más a pecho que el castaño, pero sentía curiosidad.


Última edición por Iorwerth Cosmas el Jue Mayo 18, 2017 8:48 pm, editado 3 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Mar Mayo 02, 2017 12:01 am

No pudo evitar reírse cuando este le llamó precioso pues no era a él a quién miraban… o al menos no las mujeres de su edad pues en su mayoría solía ser atractivo para las veinteañeras, pero a pesar de la risa que le causó eso y la entrega de una rosa, logró meterse en su papel de amigo gay rápidamente.

- ¡Una rosa! Son mis preferidas, corazón –y le batió las pestañas repetidamente antes de volver a reír, dejándole pasar al departamento que ambos conocían tan bien (aunque tampoco era necesario ser guía turístico. Bastaba con estar 5 minutos para entender completamente la disposición de todo).

En cuanto le pidió que dejara la varita supo inmediatamente que vendría una réplica, por ello simplemente alzó las manos enseñándole las palmas en son de paz.

- No te pido que la saques y la dejes junto a la mía… sólo que no la saques en absoluto. Tengo refrigerador nuevo y aún no termino de pagarlo –dijo mientras se acercaba al armatoste que parecía gigante en esa cocina tan pequeña, de un color plateado que le confería una apariencia aún más moderna. De allí sacó dos cervezas y le entregó una a su amigo, usando la punta de la manta con la que antes se había cubierto para abrir la tapa rosca de la suya, mirándole sacarse el guante.

- No se te vaya a enfriar –no pudo evitar burlarse, mirando la mano de plata que brillaba mucho mas que su refrigerador, aún cuando dentro del departamento hacía el calor suficiente como para no necesitar ir con sueter.

Se inclinó a tomar una caja de pizza cuando este le preguntó sobre los muggles, por lo que se mostró pensativo mientras se la acercaba para que tomara un trozo.

- Ahora que lo dices… esta semana no me han llamado, aunque no me resulta del todo extraño si consideras que vivo perfectamente entre ellos, así que no deben creer que soy gran cosa. No tienen historial de mi vida patiperra, no saben del pulgoso –pensaba en si mismo durante sus transformaciones como pulgoso pues en alguna oportunidad había descubierto lo satisfactorio que le resultaba rascarse detrás de las orejas con las patas traseras- y simplemente ven a alguien que se ha adaptado a vivir sin utilizar demasiado su magia, así que… digamos que la tengo fácil. Voy a trabajar cada día, entrego todos los documentos que me piden a tiempo, jamás rechisto cuando me toca hacer trabajo de campo y suelo quejarme del frío de Inglaterra así que no les causa curiosidad lo ojeroso que me pongo cada vez que la luna lo reclama. –Dio un bocado a su pizza, comiéndose un tercio del trozo de una sola vez- ¿Y tú? –le preguntó, aunque sonó más como “ifú” pues aún estaba masticando, así que tuvo que detenerse y tragar- lo siento, ¿Y a ti? ¿Te están controlando demasiado a menudo?



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Jue Mayo 18, 2017 8:41 pm

—Jamás te he arruinado ninguno de tus bati-muggle-artefactos por el uso de la magia —se defendió orgulloso —. Esas veces han sido con mis propias manos. La tecnología y yo no somos muy buenos amigos.

Sonrió de medio lado y luego le dirigió una mirada entre suspicaz y asesina, cuando su amigo le dijo que la mano se le podía enfriar por sacarse el guante que cubría su mano de plata. Era lógico que la temperatura de aquella extremidad ya no era regulada por el flujo sanguíneo del resto de su cuerpo, por lo que generalmente estaba mucho más fría que todo el resto y Rhett lo sabía bastante bien.

—Ja, muy gracioso —se mofó haciéndole una mueca —. Estas celoso porque yo puedo hacer esto.

Señaló antes de abrir su botella de cerveza con la mano de plata y sin de cubrírsela con nada. Después de todo, tener una mano de metal podía llegar a tener sus ventajas, como cambiar una ampolleta cuando aún estaba caliente o cosas por el estilo. Por supuesto, no había intentado romper paredes de un golpe, pues era lo suficientemente inteligente como para saber, sin llegar a intentarlo, que el resto de su brazo probablemente no resistiría el golpe.

Entonces, con esa mirada de saber estaba a punto de hacer una travesura, sacó su varita y —mirando fijamente a Rhett— la sacudió en dirección de la cocina, desde donde salieron dos platos que levitaron por el departamento hasta posarse sobre la mesita ante ambos. Aún con la sonrisita presumida en el rostro, guardó la varita y cogió uno de los platos par posar su trozo de pizza sobre él.

—Sabes que siempre se me cae un poco de alguna cosa cuando estoy comiendo contigo, me traes mala suerte.

Gruñó por lo bajo, aunque con la sonrisa dibujada en uno de los lados de su cara, y enseguida probó su trozo de pizza, haciendo un gesto de aprobación, y es que Iorwerth era un poco exigente cuando se trataba de comida chatarra, ya que era algo que no acostumbraba a comer, a menos que se juntara con Rhett.

—Bueno… Una de las doctoras está especialmente interesada en estudiar mi mano derecha, por lo que me llama bastante a menudo, aunque cada vez que me examina más se frusta porque se da cuenta que es imposible replicar algo de ese modo sin magia, y cuando hablamos de la posibilidad de usar magia para “salvar vidas” —remarcó las comillas con los dedos —, le frustra el entender que este tipo de magia no sirve para reemplazar órganos vitales u órganos de ningún tipo, por ejemplo, así que termina rezongando de prácticamente no tiene más que utilidad estética —acabó riendo entre dientes —. Los muggles son tan divertidos de vez en cuando.

Iorwerth había tenido a sus abuelos paternos muggles, pero ellos a veces le parecían bastante cuerdos como par ser muggles. No eran excéntricos, ni deseaban saberlo todo, simplemente aceptaban la magia sin cuestionarse demasiado, porque definitivamente el amor por su hijo había sido mucho más fuerte, pero esta otra gente con la que últimamente estaba frecuentando, distaba mucho de sus abuelos.

—No quiero sonar aguafiestas, pero me sorprende que aún no hayan encontrado al pulgoso ¿Jamás te han hecho sacarte la ropa o definitivamente te haces el tímido y coqueto con todas las mugglosidades que te atienden? —preguntó burlón.

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Vie Mayo 19, 2017 3:19 am

Asintió con la cabeza, sabiendo que Iorwerth tenía razón. Usualmente si destrozaba algo era con sus propias manitas.

Se largó a reír cuando Iorwerth le miró de aquella manera luego de hacerle la broma de la mano fría, porque dudaba de que se hubiese ofendido seriamente de que se burlara después de tantos años de picarse mutuamente. Aunque si estaba envidioso de su facilidad para abrir la cerveza (especialmente porque él aún no conseguía abrir una en su estado licántropo sin romper el cuello de la botella o desparramar todo el contenido), no se ofendió realmente y simplemente siguió riendo, sin embargo su rostro reflejó su estado de alerta cuando este sacó la varita y la blandió en el aire.

- No… –muy tarde. Iorwerth ya había hecho levitar los platos- ¡Los platos están a 5 pasos desde aquí! –se quejó, rogando porque el tostador (que estaba guardado justo al lado) no hubiese sufrido ninguna falla.

- Si, cúlpame a mi por esa forma de comer como una princesa cromañón –se quejó, dejando el plato sobre la mesilla pues en 3 bocados ya habría acabado con su rebanada (lo sabía. Acostumbraba a comer chatarra estuviera Iorwerth o no).

Le llamó la atención saber que una doctora estaba interesada en su mano derecha, preguntándose si acaso no estaba interesada también en la izquierda, el torso y lo que tenía entre los pantalones pues sabía que Ior podía causar estragos sin proponérselo (y jamás se lo proponía, en realidad).

- No sé de qué se queja. Ellos básicamente están imprimiendo prótesis en impresoras 3D –dijo alzando los hombros- pero son interesantes. Se desenvuelven tan bien por su cuenta que a veces no entiendo lo mucho que les asusta la magia cuando ellos usan armas y tasers. Te aseguro que un disparo de un taser y aún con la varita en la mano no sería capaz de decir más que “ablahgblasdablah” –dijo divertido, fingiendo que saltaba en el sofá como si estuviese siendo electrocutado (y manchándose con un peperonni escurridizo en el acto)- no sé, hay algunos que se están preguntando dónde acaba la vida como la conocen y donde empieza la vida ciborg pues están perfeccionando un corazón artificial capaz de mantener con vida a un paciente moribundo.

Se miró el pecho y ahí notó el peperonni escapista, así que lo tomó y lo dejó con desgana sobre el plato que anteriormente había dejado en la mesilla. De haber estado solo se lo hubiese comido igual, pero respetaba al resto de la gente y entendía que a algunos les pudiera dar asco.

- Recuerda que yo no soy un caso particularmente llamativo para los médicos. La única vez en que me llamaron para análisis usé un poco de maquillaje, algo un poco innecesario porque finalmente no me tuve que quitar la camiseta pues tenía más frío del que podía soportar. Le mostré todos mis certificados de vacunas adquiridas por el mundo y cuando me preguntó por una de las cicatrices en la espalda me entretuve contándole de la vez en que hice buceo en México y lo estúpido que fui para apoyarme en los corales, que por cierto es una historia verídica que no estoy seguro de haberte contado, de la vez en que buceé con tiburones y estaba tan preocupado de no ser devorado que finalmente no lo disfruté o los paseos por la selva brasileña donde hay unas hojas que parecen cuchillas. Al final terminó más entretenida preguntándome sobre lugares que debía visitar y solo me auscultó el pecho con la camiseta puesta pues yo había saltado cada vez que me apoyaba el estetoscopio en la espalda. Es sencillo cuando tienes tantas historias por contar. Y no, no coqueteaba con ella… la doctora era una rubia que medía casi 2 metros de altura y yo me sentía como un pingüino pigmeo a su lado. Mi rostro quedaba perfectamente ubicado frente a sus pechos cuando me paraba a su lado. –le contó divertido- usualmente si me llaman es únicamente para saber que estoy haciendo lo correcto o para preguntarme sobre alguna criatura que les llame especialmente la atención… aunque tengo que admitir que temo el día en que descubran que si no suelo salir por las noches es porque ocasionalmente soy un hombre lobo. No quiero ser marcado en este rostro promedio y volverme mas feo… –finalizó con una sonrisa- tu eres el único que podría tener el tatuaje en el rostro y hacer de ello una muestra de salvaje atractivo –agregó, batiendo las pestañas y actuando gaymente.



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Vie Mayo 19, 2017 9:36 am

Rió inevitablemente, con esa risa de tiburón suya, ante la regañina de Rhett por haber usado magia en su departamento. Sí, es cierto que básicamente lo había hecho por tocarle los botones y precisamente porque odiaba que le dijeran que no podía hacer algo sin un motivo lógico y hasta se momento no entendía porque es que el chico creía que sus cosas se iban a echar a perder por uno que otro hechizo cercano.

¿Por qué crees que un poco de magia va a estropear tus cosas, tu departamento no es Hogwarts, ni el Ministerio. No fue creado por magia, no está protegido con magia, ni plagado de ella y no hay magos efectuando hechizos cada por dos por tres. No seas tan mami… Yo siempre hago magia en casa y mis sables láser siguen funcionando, a la hora que dejen de hacerlo, me pelo el escroto.

Sonrió antes de beber un sorbo de su cerveza y continuar comiendo mientras hablaban un poco de lo que pasaba con los muggles y sus centros de investigación, poniendo especial énfasis en el interés que provocaba su mano de plata para la medicina muggle.

¿Impresoras 3D? ¿Cómo es eso?

Preguntó frunciendo el ceño, eso era algo de lo que jamás había escuchado y realmente le costaba mucho imaginárselo, pues para él las impresoras seguían trabajando sólo con papel. Aunque claro, Rhett tenía mucho más conocimiento del Mundo Muggle que lo que tenía él, pues su amigo había viajado por el Mundo como tal e Iorwerth muchas veces se preguntaba como es que la magia no comenzaba a rehuir de él por falta de uso.

No sé lo que un taser tampocomencionó dejando su pizza de lado por un momento, aun cuando el ojiazul ya había acabado la suya —. A veces cuando hablas de cosas muggles, siento que estás hablando en el Idioma de los Gigantes: Gruñido, palabra desconocida, más gruñidos y más palabras desconocidas.

Se relajó en el sofá y se dedicó sólo a beber de su cerveza, mientras escuchaba a Rhett y se preguntaba como es que le habían visto las cicatrices en la espalda si no se había sacado la camiseta, pero luego supuso que tal vez sólo le levantaron la ropa por detrás y le hicieron respirar profundo o alguna de esas cosas. Definitivamente el chico había tenido mucha suerte y se había pillado con los muggles mas torpes e ineptos que podían haber, mas el irlandés dudaba que aquella buena racha le durase por demasiado tiempo. Se suponía que los magos eran casi como ratitas de laboratorios para ellos y Rhett iba tan pancho por la vida en plan a mi no me ha afectado nada. Vaya…

No sé si estás jugando con sus memorias o que, pero los muggles que has conocido parecen ser los seres más amistosos y estúpidos del planeta, muy alejados a la realidad de que para ellos somos seres hostiles, de temer, y sujetos de estudio. Eso, o les has dado muy buena informaciónle miró con aire pensativo y negó con la cabeza —. No creo que lleguen y te marquen así como así, bueno, depende del muggle que te toque, si sigues con la misma suerte que hasta ahora, de seguro te piden un autógrafo y te mandan a casa. Lo que es a mi, me estresa cada vez que me llaman.

Dejó también la cerveza de lado y apoyó sus codos sobre las rodillas para dejar caer la cabeza entre sus manos y enredar los dedos en su cabellera, para quedarse mirando al piso. Definitivamente el irlandés estaba estresado, desde un principio había dudado de ir a visitar a Rhett y ahora dejaba de lado la pizza y la cerveza.

Deberíamos hacer algo, necesito distraerme.

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Sáb Mayo 20, 2017 3:37 am

- Porque ya he visto mi tostador chisporrotear –contestó interrumpiéndole. Sabía que Ior tenía razón, que su departamento no iba a hacer “Kabum” solo porque usara un poco de magia de vez en cuando, sin embargo estaba tan acostumbrado a no usarla que hasta le parecía perezoso el que no se levantara cuando estaban realmente cerca. Bebió un trago de cerveza y casi se la escupe a Iorwerth en la cara cuando escuchó su propuesta de depilación, tragando con celeridad y largándose a reír a carcajadas.

Pronto se enzarzaron en compartir sus experiencias con los médicos muggles, sin embargo no esperaba que Iorwerth estuviera tan perdido en cuanto a sus tecnologías, así que se levantó y apretando un par de movimientos del mando buscó un video de una impresora 3D imprimiendo el logotipo de la alianza rebelde, su alianza preferida, saltándose las partes poco interesantes para enseñarle rápidamente el cómo trabajaba y el resultado final.

- En vez de imprimir tinta sobre papel, imprime un filamento de plástico que puede tomar formas –explicó rápidamente antes de volver a la película- y un taser es una especie de arma que lanza dos dardos directo a tu cuerpo conectados con un hilo a la “pistola” y esta te da una descarga eléctrica que te deja estúpido o inconsciente. Incluso pueden ser mortales… es como la versión muggle y bastante mas letal de una cruciatus –explicó, pero esta vez no se dio el trabajo de buscar un video porque le parecía demasiado morboso.

No pudo evitar reírse cuando le dijo que había conocido solo a muggles ineptos pues la realidad era bastante diferente.

- Yo he vivido mas tiempo como muggle que como mago, Ior. Cuando entro al hospital o a las oficinas del gobierno suelo saludar a todos y les pregunto como están. Me intereso por sus vidas y a quienes ya he visto anteriormente les pregunto por sus hijos o por cómo va el trabajo. Luego me quedo conversando con quién esté dispuesto a escuchar, contándoles historias graciosas hasta hacerles reír. Ese es mi mecanismo de defensa, ser amistoso y amable, mostrarme como un pan de dios para que ni siquiera puedan suponer que el pulgoso puede ser bastante peligroso, un mecanismo que empecé a perfeccionar cuando fui mordido. Tu en cambio eres huraño, te he visto serlo –le aclaró, mirándole a los ojos- puedes ser cortante y borde cuando te apetece y no dudo de que actúes así cuando estás en presencia de muggles. Además mi padre es muggle y mi madre renunció a todo para estar con él, así que nada parece indicar que soy potencialmente peligroso. Incluso mi lugar de trabajo no requiere gran uso de magia y, de usarla, es usualmente contra criaturas que ellos consideran aún más peligrosas. No es suerte, es simple actitud.

Aún así le vio tan agobiado que no dudó en levantarse y sacarse la camiseta mientras caminaba hasta su habitación, de donde tomó una nueva, un sueter, un abrigo y una bufanda.

- Vamos –le indicó con una seña que se levantara mientras él se vestía poco a poco- Necesitas un poco de adrenalina. Podemos salir a montar en escobas o arrendar un vehículo de lujo y conducir a todo lo que el motor nos aguante. Podemos salir a correr o ir a tomar unas copas. Tu eliges, pero no me quedaré viéndote agobiarte al menos hasta que hayas generado algunas hormonas de felicidad… si quieres luego podemos volver a conversar, pero ahora necesitas hacer algo mejor que pizzas y Star Wars.



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Vie Jun 23, 2017 9:19 am

Métele un tenedor cuando esté enchufada, ahí sí que la verás chisporrotearrespondió con una sonrisa burlona a la queja de la tostadora y su posible reacción a la magia.

Si bien es cierto, él mismo no era un experto en cosas muggles, sabía perfectamente que aquel consejo podría llegar a electrocutar a su amigo, pero ¿no era Rhett quien sabía más de muggles que cualquier otra persona que conociera? De seguro había visto los mensajes publicitarios de Metro y sus “Dumb ways to die”.

Continuó comiendo, o al menos intentando comer, mientras hablaban de los muggles y sus vivencias para con ello, cuando Rhett sacó a flote el tema de las impresoras láser y los taser, ambos implementos totalmente desconocidos para el irlandés, por lo que aún cuando odiara quedar de ignorante, se armó del coraje suficiente y preguntó. El licántropo guardó silencio y en lugar de responder se puso a buscar algo en el televisor, por lo que Iorwerth estuvo a punto de arrojarle su trozo de pizza por la cabeza, cuando se dio cuenta de que el muchacho en verdad buscaba un video explicativo para sus interrogantes.

Parece que estuviera decorando pastelesfue su primera impresión, la cual no cambió mucho luego de ver el resultado final ¿Eso es? No se ve muy util dentro de la medicina muggle, la verdad. Es más bien una pieza de plástico, a simple vista bastante rígida ¿cómo pones a eso la funcionalidad de un órgano vital por ejemplo? O más importante ¿cómo lo coordinas con las señales del cerebro?

Se quedó un momento pensativo, mientras escuchaba las nuevas teorías de su amigo y el como lograba que los muggles actuasen más como sus juguetes que como científicos o soldados, mas la explicación que escuchó le pareció absolutamente desconcertante e inesperada.

¿Cómo puede la simpatía privarles de hacer bien su trabajo? Si un científico tiene que examinar y biseccionar ratas de laboratorio, estoy seguro que no dejará de hacerlo porque alguna de ellas le parezca adorable. Es su trabajo.

Frunció el ceño aún más de lo que ya lo tenía y se puso de pie, siguiendo los movimientos de su amigo, aún cuando él ya estaba lo suficientemente vestido, por lo que sólo se ajustó la chaqueta de cuero y se acercó a la puerta, la cual se quedó mirando como si fuese un verdadero cánido desesperado por salir.

No hay nada mejor que Star Wars… —refunfuñó por lo bajo mientras Rhett se acercaba a abrir la puerta por fin Pero necesito aire y algo más de distracción.

Respiró profundamente una vez que hubo puesto ambos pies fuera del departamento y no pudo evitar recordarse de Ella y su pronunciada claustrofobia, ya que de seguro se hubiese puesto toda loca y desesperada de sólo haber asomado la cabeza en aquel pequeño departamento.

Extraño a mi esposacomentó prácticamente al aire, antes de mirar al licántropo , y echo de menos el sexo tambiénrió entre dientes ¿Cómo es eso de arrendar un vehículo de lujo y conducir a todo lo que de el motor? ¿Sabes conducir vehículos muggles?

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Mar Jun 27, 2017 12:23 am

Se rió con su broma del chisporroteo porque Ior no tenía cómo saber que estaba enganchado a la aplicación móvil de Dumbs ways to die que había lanzado Metro junto a su pegajosa cancioncilla, así mismo como él no tenía idea de que Ior pensaba exactamente en lo mismo.

AL final terminaron viendo el video que él le había enseñado sobre cómo funcionaban las impresoras 3D, aunque en cuanto terminaron y él planteó sus dudas no pudo evitar reír por lo bajo.

- Amplía la mente, deja que tu ojo interior pueda ver mas allá –dijo en tono burlón, imitando a la que había sido la profesora de adivinación (y que ahora mismo no podía recordar el nombre)- Esta es una pieza grande, pero también pueden hacerse piezas delgadas que, ensamblándolas y ayudándose de un poco de ingeniería muggle, pueden reemplazar partes del cuerpo. Actualmente se está implementando el fabricar prótesis en 3D para personas que han perdido sus manos pues su coste es inferior al necesario para realizar una prótesis clínica y la funcionalidad es similar.  -le explicó entre trago y trago de su cerveza.

Pronto todo volvió a girar hacia el trato que recibían en el centro médico y no pudo evitar reír por lo bajo una vez más mientras se dirigía a su habitación.

- No digo que no hagan bien su trabajo, pero recuerda que son médicos, no científicos o forenses, así que su trabajo es precisamente ser humanos cuando atienden. Actuando como un muggle agradable olvidan que soy una rata de laboratorio y me tratan como a un paciente. –le aclaró hablando ligeramente mas fuerte mientras sacaba su ropa del armario y caminaba de vuelta al salón.

- No te lo discuto –agregó cuando alegó sobre Star Wars- Pero… exacto –iba a decirle precisamente que necesitaba distracción cuando él mismo lo agregó.

Aunque estaba junto a la puerta, primero trasteó un poco con su teléfono y luego le dio el paso a Ior para que saliera primero, apagó las luces del salón y cerró la puerta del departamento con doble vuelta a la llave antes de caminar en dirección a las escaleras (odiaba los ascensores).

Iban bajando ya cuando este le comentó que extrañaba a Ella. Casi podía entenderlo, la diferencia es que él había tenido un final amargo de su primer amor, así que durante mucho tiempo de solo pensar en ella sentía el sabor amargo de la rabia y la vergüenza en la garganta. Ahora simplemente procuraba pensar en los momentos más bonitos y casi le hacían extrañarla, sin embargo el sexo le hizo reír, así que simplemente le dejó seguir haciendo preguntas hasta que fue su turno de hablar- Mi hermana está soltera nuevamente –comentó al pasar y siguió bajando las escaleras con naturalidad- Es algo que tienes que aprender si acaso estás trabajando en una granja. Tractores, vehículos… no es tanta la diferencia. Me extraña que no lo supieras, saqué mi licencia de conducir a penas unas semanas después de haber pisado Inglaterra y ocasionalmente le pido el carro a mi hermana. –comentó en cuanto salieron a la calle, miró su teléfono un momento y caminó hasta la esquina, mirando a los vehículos que venían- He pedido un Uber y me parece que aquel es nuestro vehículo –agregó, haciéndole señas a un auto plateado que se acercaba y que pronto se paró frente a ellos, al que se subió rápidamente- Buenas noches. Vamos al rent a car que está en… oh, claro, tu ya sabes donde vamos –dijo riéndose mientras el conductor aceleraba.



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Mar Jun 27, 2017 1:31 pm

Alzó ambas cejas en cuanto Rhett abrió la boca, como si lo que acabase de decir fuese en realidad una de las ofensas más grandes del Mundo ¡De la Historia! ¡De la Humanidad!

¿Pero qué demonios estás diciendo?le miró inmediatamente, como si quisiera encararle ¿Cómo te atreves a hablar de Adivinación en MI presencia?añadió llevándose la mano al pecho, con expresión sumamente dolida Joder… Ya no hay respeto en este Mundomeneó la cabeza y luego sonrió —. Odio Adivinación… Odio cualquier asignatura que comience con A; Albóndiga, Anovulación, Aperiodismo

Resopló una especie de risa nasal y escuchó las explicaciones de Rhett respecto al correcto uso de las impresoras 3D, mientras él mismo seguía con su típica cara de “No me convencen nada en lo absoluto” más esta vez ya no reclamó. Ver para creer era su lema, por lo que hasta no viera un órgano de plástico totalmente funcional, no se lo creería.

El mismo silencio guardó cuando su amigo volvió a decirle que la amabilidad era la clave para una buena atención con los muggles, porque aún cuando el licántropo tuviese razón, dudaba que a él le iba a resultar aquel truco, precisamente porque si no era con sus padres, Iorwerth no conocía el verdadero significado de la palabra amabilidad.

Ambos salieron del departamento y esperó a Rhett y a todos sus rituales muggles par dejar su casa, antes de seguirle hacia las escaleras pensando en su esposa y lo mucho que la extrañaba, por lo que decidió compartirlo con el muchacho; eso y que también extrañaba el sexo. Sin embargo, ni por nada en la vida se habría esperado obtener aquella respuesta por parte de su amigo, por lo que se detuvo a medio camino, mientras el otro ya comenzaba a bajar las escaleras.

¿Qu-Qué?

Preguntó no muy seguro de lo que había escuchado, y es que no sólo le sorprendía, sino también le asustaba un poco, ya que efectivamente habían pasado algunas cosas entre Iorwerth y la hermana de Rhett, pero aquello había sido varios años atrás (antes de Ella) y el animago juraba que esa “relación” había sido un absoluto y total secreto.

¿Por qué me estás ofreciendo a tu hermana?preguntó con una risita entre nerviosa y confundida Es tu hermana, no es una… ya sabes… una puta. Por Merlín, por suerte no tuve hermanos para que me ofrecieran de ese modorió entre dientes —. Igual… ¿Cómo es eso de que nuevamente está soltera? Pensé que era un alma libre y que jamás tendría pareja.

Okay, no lo admitiría, pero Rhett había encendido la llama de curiosidad. Hacía años que no le veía y debía de reconocer que de ella guardaba sólo muy buenos recuerdos, los cuales se le vinieron a la cabeza, impidiéndole prestar mucha atención al resto de la conversación hasta que vio a su amigo haciéndole señas a un autómovil.

¿Qué estás haciendo?

Sí, Rhett acababa de explicarle, pero la cabeza de Iorwerth no estaba en la Tierra para ese momento. Acto seguido, subió al vehículo junto al chico y le observó interactuar con el chofer al cual el irlandés no había visto en toda su perra vida.

¿Cómo que ya sabe a donde vamos? ¿Lo conoces? ¿Es telepata como Charles Xavier?

Preguntó medio en broma, aunque Rhett sabía que ese era el modo de Iorwerth para llamar a los legeremantes cuando no estaba seguro si estaba hablando delante magos o muggles.

Entonces… sabes manejaragregó intentando quitarle el tono de pregunta, pus algo le decía que Rhett había dicho que sí ¿Qué es lo que vamos a hacer con un vehículo?miro al chofer y entonces bajó la voz hasta hablar en un susurro ¿Podemos hablar delante de él?

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Rhett Poulsen el Miér Jun 28, 2017 12:43 am

No pudo evitarlo, simplemente se largó a reír con la reacción de Iorwerth ante la mención a la adivinación. Durante un momento había olvidado que él y la adivinación no se llevaban nada bien así que la broma le parecía aún más graciosa ahora.

- ¿Qué diablos es la anovulación? –no pudo evitar preguntar aún entre risas, aunque no esperó a que le contestara pues le explicó lo del sistema 3D. Tal vez mas tarde lo buscara en internet.

Cuando al fin salieron del departamento y conversaban mientras bajaban las escaleras no pudo evitar notar la reacción de Iorwerth. ¿Estaba nervioso? Se detuvo junto a él, mirándole con una ceja alzada, sin embargo alzó los hombros y prefirió no preguntar y simplemente seguir conversando pues él se mostraba bastante fuera de lugar con esa proposición… y definitivamente conocía a su hermana.

- No, no es una puta… y si, es un alma libre, pero cuando tiene un follamigo o como le llamen, se mantiene fiel, no es que se esté acostando con 3 ó 4 tipos al mismo tiempo. Sé que estaba con un médico hasta hace unos meses, pero lo dejaron. No sé los pormenores, pero a él le tocó examinarme en el hospital y relacionó nuestros apellidos.  Creo que algo tuvo que ver el que luego de conocerme también quisiera conocer a nuestros padres. Sabes como es ella, eso no le gustó y prefirió dejarlo. –alcanzó a comentar antes de que llegara el vehículo y se subieran.

Una vez dentro nuevamente Ior se mostró inquieto y Rhett otra vez se largó a reír.

- Ay, Ior. Eres peor que mi padre. Pedí un Uber, que es básicamente una versión moderna de un taxi. Deberías descargar la aplicación, es bastante útil y no, no es un telépata, es sólo que para pedir el vehículo debes ingresar el lugar donde estás y a dónde quieres ir. Mira, incluso puedes seguir la ruta –le dijo, sacando su teléfono del bolsillo y mostrándole cómo el pequeño autito blanco se movía por el mapa y señalando luego el móvil del conductor que estaba a la vista, mostrando exactamente el mismo mapa.

Se quedó mirando el movimiento en la pantalla durante un momento pues le parecía extrañamente relajante cuando él nuevamente le asaltó con otra tanda de preguntas.

- Si, sé manejar. Mi padre me enseñó lo básico y luego, me parece que en algún lugar de África, creo que Marruecos, estuve obligado a aprender y luego en Chile ya me tocó manejar tractores, camiones pequeños y vehículos normales. A veces en Brasil, cuando no me apetecía tomar un bus y no tenía dinero para pagar un avión, arrendaba un vehículo para moverme entre distintas ciudades así que estoy acostumbrado a manejar en carretera. Así que eso es lo que haremos, tomaremos un vehículo de lujo y haremos trabajar su motor al máximo mientras nos movemos a toda velocidad. Podríamos ir a Southampton y desde allí a alguna ciudad en la costa, reservamos una habitación, nos vamos a algún bar y regresamos mañana temprano. O podríamos ir a Birmingham o Bristol. No lo sé, tu eliges el destino. Tal vez ni siquiera te guste la experiencia y nada mas salir de Londres decidas regresar. Y si podemos hablar frente a él, es una persona común y corriente, podemos hablar con la misma naturalidad que si estuviéramos en un café –aunque se mostraba relajado, chocó su rodilla con la de él para que le mirara y así mover sus labios con la palabra “muggle” en caso de que su amigo estuviera especialmente espeso.



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Iorwerth Cosmas el Lun Jul 10, 2017 8:56 pm

Eeeeehhhh

Fue su única respuesta ante la pregunta de la anovulación y es que Iorwerth era pésimo explicando cosas sexuales, por lo que si lo pillaban de sorpresa se sentía como un padre al cual su hijo de tres años le pregunta por primera vez como es que se hacen los bebés. Por fortuna, Rhett parecía más concentrado en su explicación respecto a las impresoras 3D, por lo que el tema pasó sin más rodeos… Fiiiuuuu

Curiosamente, el siguiente tema (cuando ya bajaban las escaleras) volvió a ponerlo en aprietos y es que Iorwerth precisamente había sido uno de los follamigos de Natasha, durante sus años de soltería y eso era algo que ni siquiera Rhett que era su mejor amigo, y hermano de la chica, sabía.

Algo recuerdorespondió luego de que el licántropo asegurara que Iorwerth ya sabía como era la rubia –. Aunque dudo seriamente haber conocido esa parte de ella.

Comentó como si él mismo se lo creyera, para luego morderse ligeramente el labio inferior mientras se subía a se extraño vehículo que parecía ser conducido por un aún más extraño sujeto, al cual incluso creyó con capacidades psíquicas. Por fortuna para él, Rhett tuvo la paciencia para explicarle de que se trataba y darle a entender que no se trataba de ningún tipo de brujería o capacidad súper poderosa, por lo que frunció el ceño y le escuchó con atención.

La ruta de Southampton suena interesante, creo que no lo conozco.

Frunció aún más el ceño mientras intentaba hacer memoria, pero realmente parecía no tener recuerdo alguno de esa parte de Inglaterra. Sonaba como un buen lugar en donde nadie le conocería, por lo que podría sentirse libre de hacer cualquier estupidez y aquello sonaba tentador, especialmente si lo que necesitaba era distraer la mente.

Asintió con la cabeza ante la modulación de la palabra “Muggle” salida de los labios de Rhett y, como acto reflejo, lo primero que hizo fue mirarse su mano derecha para asegurarse de que ésta estaba aún cubierta por el guante de cuero.

Tal vez podríamos parar por alguna licorería en el camino.

Soltó como una idea al aire, aun cuando no estaba muy seguro de la respuesta que obtendría por parte del licántropo, pero fuera positiva o negativa, ésta se vio interrumpida por la llegada a destino anunciada por el chofer, el cual se llevó un dedo a la sien, tal y como lo hacía Charles Xavier, mientras miraba a Iorwerth fijamente.

Ahora te vas a bajar del auto y seguirás a tu amigo al interior del rent a car.

Ja… Muy graciosorespondió Cosmas y se bajo del automóvil.

Sólo una vez fuera del margen visual del chofer es que se permitió sonreír, pues debía de reconocer que la broma había sido buena. Estúpido muggle.

Segundos después, efectivamente siguió a Rhett al interior del lugar señalado y le dejó encargarse del papeleo mientras observaba atentamente lo que el castaño hacía, hasta que por fin tuvieron las llaves del vehículo en la mano, por lo que ambos se dirigieron al estacionamiento designado y se encontraron de frente con uno de los carros más maravillosos que Iorwerth había visto en su vida.

Vaya… No quiero ni imaginar cuanto tendríamos que pagar si lo hiciéramos pedazos y no tuviésemos magia alguna para repararlocomentó pasando la mano izquierda por encima del glorioso capo —. En momentos como este es que siento lastima de los muggles.

Volver arriba Ir abajo

Re: La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.