Afiliados
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo y adaptado por Tío Kings y Tío Elvy.
» Ambientación original creada por Tío Kings, basada en el Mundo creado por Joanne "Jo" Rowling.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
Últimos temas
» Runaway (Rhett Poulsen} // Flashback
Jue Ago 17, 2017 2:50 am por Rhett Poulsen

» Cuartel General de Aurores
Miér Ago 16, 2017 10:41 am por Felix A. Phrixus

» La caja de zapatos – (minúsculo) departamento Poulsen.
Miér Ago 16, 2017 2:06 am por Rhett Poulsen

» Una nueva familia {Jane L. Penderwick}
Sáb Ago 12, 2017 7:19 pm por Jane L. Penderwick

» Una serie de eventos desafortunados - Iorwerth Cosmas {Africa}
Sáb Ago 12, 2017 7:11 pm por Jane L. Penderwick

» Twitter.com/Worldwalker
Vie Ago 11, 2017 1:15 am por Rhett Poulsen

» Oferta y Demanda de Rol
Vie Ago 04, 2017 5:14 pm por Andrew Becher

» Taller de gráficos comunitario.
Vie Ago 04, 2017 5:11 pm por Andrew Becher

» Fotografías de los personajes
Jue Ago 03, 2017 5:12 pm por Andrew Becher


Rhett Poulsen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rhett Poulsen

Mensaje por Rhett Poulsen el Mar Abr 25, 2017 1:01 am

Rhett Poulsen
30 de junio de 1981 (35)
Irlandés
Licántropo
Traidor
Mestizo
Depto Regul. Control Criaturas M.
Heterosexual
James McAvoy



 
Descripción Psicológica


Aunque en un principio se martirizaba a si mismo por su licantropía, luego de tantos años ya no es algo que le preocupe especialmente (a menos de que no pueda conseguir la matalobos, en ese caso viajará rápidamente a cualquier otro país donde tenga una casa segura para poder pasar sus transformaciones). Como ha recorrido medio mundo sin demasiado dinero, hace tiempo que dejó atrás las preocupaciones materiales y los prejuicios, por eso es que se considera “heterocurioso” pues aunque hasta el momento ha sido estrictamente heterosexual, no está cerrado a la posibilidad de tener una relación con otro hombre.

Tiene la risa fácil, siempre bailándole en la comisura de los labios y, aunque sigue siendo empollón, ya no le interesa demostrar que es un sabelotodo a menos de que sepa que la otra persona está dispuesta a escucharle. Aún así no puede evitar su lado bromista y tiende a hacer bromas incluso en momentos inoportunos porque no soporta la seriedad durante mucho tiempo y, si le obligan a mantener la compostura, podrán notar en su mirada que su cabeza está en lugares mejores, pensando tal vez en los años que vivió en Jamaica (donde aprendió a fumar Marihuana, aunque no es algo que haga después de dejar ese país).

Hay días en que tiene un mal genio insoportable, pero no obliga a nadie a lidiar con él pues se encierra en casa con una cerveza y el control remoto de la televisión sobre la barriga y a la única persona que recibe con una sonrisa es al repartidor de pizzas o la comida Delivery que se le haya antojado en el momento.

Es bastante cordial, siempre está dispuesto a dar una mano y tiene mucha paciencia para escuchar, pero basta con que alguien le saque de sus casillas una vez para mostrar su lado más desagradable y mandarle de paseo.


 
Historia


Su padre, Xavier, era un muggle como cualquier otro, un hombre trabajólico, fanático de los Shamrock Rovers y del Limerick FC (y aunque lo niegue hasta la muerte, también del Arsenal) y de la lectura de novelas policiacas. Un hombre tranquilo y afable, de ese tipo de personas que destacan por su bondad pero que dejan un recuerdo fugaz. Su madre es todo lo contrario.

Aureliana tenía un matrimonio concertado desde su nacimiento con otro mago de sangre tan inmaculada como ella. Eligió el vestido, las flores, el color de la decoración (naranja pues estaba segura de que así disgustaría a su madre) y el día anterior al matrimonio simplemente se largó con todo el oro que le pertenecía por derecho. Se instaló en un suburbio muggle sólo por llevarle la contra a su familia. Al pasar el tiempo terminó admirando a esos seres no mágicos que parecían desenvolverse tan bien en la vida. Un día, casi sin querer, coincidió en el camino con Xavier.

Sería maravilloso hablar de una historia de amor que empezó desde la primera mirada… pero no es así. Xavier tenía amigos que Aureliana consideraba más guapos y además él conocía a muchas chicas que si recibirían la aprobación de su madre (una chica vestida como hippie no es precisamente la adoración de una suegra conservadora), sin embargo cupido es caprichoso y simplemente los juntó hasta que una historia de amor épica era algo inminente.

Rhett nació como la máxima prueba de amor en 1991, cuando la gente aún rebobinaba los casetes con un lápiz, fue lanzado el Super Nintendo y ninguno de los miles de seguidores de Queen podían adivinar que Freddie Mercury moriría ese mismo año. Mimado por su madre y educado por su padre, tuvo una infancia sin sobresaltos.

En el colegio destacó como el empollón y sabelotodo de su generación, sin embargo a puñetazos y patadas logró salvarse del bulling, pues tras volarle dos dientes a un brabucón se ganó el respeto del colegio, incluso cuando el mismo Rhett quedó con un ojo morado y un diente flojo.

A los 11 años recibió su carta para ingresar a Hogwarts, donde no solo inició su aprendizaje en la magia, sino que también hizo grandes amigos. Allí encontró a quién se convirtió en su mejor amigo, un mago astuto y ambicioso, pero valiente y de buen corazón llamado Iorwerth Cosmas con quién eran prácticamente inseparables

Durante el verano de sus 17 años, todo parecía normal. Como todos los años, su familia tomó todas sus pertenencias y partió a unas muy merecidas vacaciones al campo. Pescó en un lago contiguo a la casa, tomó sol hasta quedar con un maravilloso tono bronceado tan poco común en Gran Bretaña y descansó todo lo que no había descansado en su último año del colegio. Una noche, enfrascado en la lectura de una novela policiaca que había tomado a su padre, no fue capaz de prevenir que su mundo daría un revés aún más grande que el del protagonista de su libro. El demonio se había presentado en su casa con largas garras, dientes afilados  y saliva maldita. Aunque Aureliana había advertido una presencia extraña en la casa de campo, no le tomó atención pues estaban apartados de todo… sin embargo un grito rompió la quietud de la noche y les alertó.

Ambos padres corrieron hasta el origen, pero ya era demasiado tarde, Rhett, indefenso al tener su varita en su baúl, ya presentaba una gran herida en su cintura mientras un hombre lobo le acechaba muy de cerca. Presa de la locura Aureliana combatió ferozmente a la criatura hasta que un hechizo bien dado le decapitó. Ante sus ojos pudo observar la transformación de la bestia a humano y, con horror, descubrió que la criatura a quién había asesinado era prácticamente de la misma edad que su hijo.

Presos del pánico le enterraron en los terrenos de su hogar y cada año vuelven a dejarle flores y pedirle disculpas una vez más por no haber actuado mejor, prometiéndole que siempre apoyarían a Rhett de la forma que probablemente a él nunca le apoyaron. Aún hoy es posible observar cada diente en la cicatriz que provoca que cada luna llena se transforme en un enorme lobo de pelo gris, pero Xavier y Aureliana le aman de forma incondicional y le apoyaron, entendieron y ayudaron en cada paso, buscando siempre brindarle una vida lo más normal posible, aún cuando desde el primer momento estuvo claro que debería ocultar su condición.

Flashback. La maldición.

- Mamá, mamá, me duele, ¿Voy a morir? –se quejó, mientras se sujetaba el costado y el llanto le cortaba las palabras. La sangre empapaba las sábanas y él cada vez estaba mas pálido. A los pies de su cama el chico que anteriormente había sido un licántropo aún esparcía la sangre formando un charco cada vez más grande.

- No, no mientras yo pueda evitarlo –contestó Aureliana, rompiendo las sábanas para hacer un vendaje que cubriera la herida y que así su hijo no se desangrara. Estaba segura de haber leído en alguna parte la forma de hacer un emplasto que salvaría la vida de su hijo, pero no recordaba el qué, sólo sabía que los ingredientes los tenían en su casa de Limerick- Te prohíbo morirte, ¿Queda claro? Te lo prohíbo –le dijo con los dientes apretados y los ojos emborronados por las lágrimas- sé que puedo salvarte, bebé, pero debes ser fuerte.

- No sé si lo soy –contestó Rhett entre quejidos pues cada vez que su madre le envolvía la venda sentía un dolor que atravesaba más allá de la herida, por todo su sistema nervioso hasta la última parte de su cuerpo- los amo, mamá y papá, los amo –logró susurrar antes de caer desvenecido.

No supo qué pasó, pero cuando despertó estaba en su casa en Limerick y, aunque aún le dolía el costado más de lo que creía soportable, afuera aclaraba y su madre se revolvía inquieta aplicándole algo que olía muy raro y le hizo gruñir antes de desvanecerse otra vez.

Despertó mas tarde, sintiéndose extraño. Tenía hambre, pero no el hambre común de un adolescente de pizza o hamburguesas. Lo que él quería no estaba ni remotamente cocido.

- ¿Papá? –preguntó al poder distinguir a la figura emborronada que descansaba en un sofá.

- Rhett, oh, Rhett… –farfulló su padre, levantándose y dándole un abrazo que le provocó tanto dolor que una vez más se desmayó.

- ¡Serás idiota! –gritaba su madre.

- ¡No pude contenerme! ¡Hubieras hecho lo mismo! –gritaba Xavier.

- Si van a discutir por primera vez, que no sea por mi… –farfulló Rhett con una sonrisa, sintiendo la boca seca y amarga probablemente producto de todas las pociones que su madre le había dado.

- ¡Bebé!

- ¡Hijo! –gritaron sus padres a la vez, acercándose velozmente ante lo que Rhett se apartó asustado, provocándole el dolor suficiente como para que soltara un gruñido.

- Primera regla, papá… nunca te acerques a un animal herido –no pudo evitar bromear, mirando alrededor. El cielo se había tornado de un suave rosa que teñía el ambiente dándole un aire etéreo. Se sentía infinitamente mejor y lo que había pasado la última noche era algo que parecía solo una pesadilla.

- No morí, ¿Verdad? –preguntó, y en asentimientos mudos sus padres le indicaron que seguía vivo- ¿Qué pasó? –preguntó y fue su madre quién se apresuró en responder.

- Fuiste atacado hace tres noches atrás, lo recuerdas, ¿Verdad? –asintió. Recordaba como había sentido un ruido fuera de su ventana abierta pero estaba tan sumido en su lectura que no le dio importancia hasta que un rasguño le hizo alzar la mirada y se encontró frente a frente con las fauces de un lobo negro que gruñía dispuesto a atacar. Su grito de terror hizo que el licántropo se abalanzara sobre él y luego todo había sido demasiado rápido. A penas lograba recordar como su madre había entrado en la habitación y hechizos de diversos colores pasaban frente a sus ojos entreabiertos mientras él se encontraba encogido en un rincón. Poco mas podía recordar y ni siquiera lograba comprender del todo que eso había sucedido tres días atrás.

Mediante los relatos de su madre supo que había estado semiconsciente un par de veces, lo suficiente como para beber las pociones y comer un poco, pero para él era simplemente el vacío de quién ha dormido profundamente durante casi 72 horas. Fueron sus padres quienes le contaron que había estado a punto de irse por la pérdida de sangre, que su madre había perdido parte de la piel de la pierna al desparticionarse por el nerviosismo, pero que eso no le había detenido hasta que dio con el libro y los ingredientes que utilizaría para cicatrizar la herida y salvar a su hijo.

Casi al borde del desmayo se había dirigido a San Mungo donde simplemente explicó que estaba emocionada y se había aparecido de forma irresponsable, salvando así su pierna la que, aún hoy, tiene trozos de piel mas claros que el resto del cuerpo producto de la cicatrización.

Sanó más rápido de lo que creía posible aún cuando todos sus cortes dejaron marcas y al cabo de dos semanas se sentía mejor de lo que se había sentido en su vida.

- ¡Me siento fenomenal! –comentó a sus padres durante la cena y dejó el vaso sobre la mesa con tanta fuerza que este se hizo añicos en sus manos, marcando el primer incidente notorio en el largo camino que supuso acostumbrarse a sus nuevas habilidades.

Ocasionalmente se colaba en la cocina al medio día para robarse la carne aún sin preparar y así tener un snack que se le antojaba delicioso incluso cuando su padre (menos acostumbrado a la vida entre magos) se ponía verde del asco. Fueron semanas tranquilas hasta que la luna empezó a menguar.

- Mamá, me duele todo –gritó la noche antes de la luna llena, sintiendo que su piel picaba tanto que sentía deseos de arrancársela, sin embargo eso no fue nada comparado a la noche siguiente.

Por precaución se trasladaron a la casa de campo. Mediante magia reforzaron el sótano, convirtiendo todas las paredes en muros de piedra de mas de 40 centímetros de espesor y sellando la entrada con el mismo hechizo.

Aunque no tenía forma de ver la luna, podía sentirla acercarse, podía sentir como su piel picaba cada vez más, como sus músculos dolían de contraerse involuntariamente y cuando esta apareció por el horizonte no pudo hacer más.

Gritó, gritó hasta que sus cuerdas vocales se rasgaron completamente mientras sus huesos se fracturaban y su musculatura se deshacía para tomar formas nuevas, en agonía hasta que de pronto su cerebro se encogió para convertirse en el del licántropo y de Rhett ya solo quedaban las ropas rasgadas en el suelo de la habitación.

El lobo gruñó y se acercó a olisquear lo que encontraba, buscando sin poder hallar nada de lo que quería pues la fruta y la carne no eran suficiente. Tenía hambre y deseaba un humano, pero en su desesperación empezó a estrellarse contra todas las superficies, destrozando todo lo que encontró a su paso.

El amanecer lo encontró en el suelo cubierto de astillas y sangre, tembloroso por el frío y sintiendo que no podía mover ninguna parte de su cuerpo producto del cansancio. Así se durmió hasta el medio día pues sus padres no podían bajar porque él había roto la escalera. Aunque su madre fue rápida en sanar sus heridas, no le pudo resguardar del resfriado y así se pasó la primera semana después de su transformación en cama, febril, estornudando y quejándose más de lo que lo había hecho cuando fue mordido.

- Do quiedo mas sopa de pollo –gruñó, rechazando la bandeja, porque tratar a un Rhett resfriado es peor que tratar a un Rhett transformado- quiedo cadne, cadne cuda –pidió, intentando suavizar sus modales aunque era difícil con la influencia de la luna tan cercana.

Aún así, cuando el resfriado pasó pudieron aprender de sus errores. Todo lo que estaba en el sótano fue quitado con excepción de un colchón y las pocas mantas que habían sobrevivido a sus garras, sin embargo él advertía el peligro en el que se había convertido y por ello es que en algún momento decidió salir de casa, descubrir nuevos parajes volviendo siempre a tiempo para las transformaciones hasta que logró hacerse con un lugar donde podía transformarse a gusto.

Fin del flashback

Como ya había egresado de Hogwarts, todos los que eran sus amigos tomaron rutas distintas, Iorwerth se dedicó de lleno a estudiar en la Academia de Aurores (a Rhett le gustaba bromear diciendo que si se llamara Academia de Aurores Anónimos, estaría nuevamente frente a su temida triple A) mientras que él salió del país, buscando tanto soluciones para su maldición como aprender más y más sobre distintas ramas de la magia, especialmente sobre criaturas.

En un viaje por medio oriente descubrió la poción matalobos, poción que le permitió poder expandir sus horizontes ya que no era necesario que buscara un lugar seguro para cada transformación, algo que hasta ese momento le impedía moverse con real libertad, así que el límite se desdibujó y empezó a viajar cada vez más lejos. Cada vez que escribía a sus padres (mediante correo muggle) se encontraba en una ciudad distinta y, casi sin pensarlo, había cruzado el océano para conocer el nuevo mundo.

Hace unos meses desembarcó nuevamente en Inglaterra, bronceado por el sol brasileño y dispuesto a asentarse. Con 35 años y una licantropía a cuestas siente que es necesario encontrar un sitio donde reposar sus huesos entre viaje y viaje y nada mejor que Gran Bretaña pues “no hay lugar como el hogar”.


 
Otros datos

Familia:
Xavier Poulsen. Padre muggle.
Aureliana Poulsen. Madre sangre pura.
Estatus Sanguíneo: Mestizo.
Mascota: -
Varita: ] Madera de roble, núcleo de fibra de dragón. 24 centímetros fabricada por Ollivanders.
Asignatura favorita: Defensa contra las artes oscuras.
Asignatura odiada: Historia de la magia.
Boggart: Una persona muerta, herida por las fauces de un animal.
Pasatiempos favorito: Leer. Ver TV. Navegar por internet. Jugar en su teléfono.
Mayor aspiración: Abrir (y beber) un botellín de cerveza mientras está transformado.
Otros: Le encanta el chocolate y le resulta casi imposible dejar una tableta a medio comer.

Muchas veces se muestra como una persona preocupada de la composición de las pociones que debe beber, aunque es netamente para asegurarse de que no tienen jengibre porque este le sube la presión y le hace sentir casi como si estuviera muriendo.

Aunque tiene buena tolerancia al dolor producto de sus continuas transformaciones, basta con que esté ligeramente moquillento para que se encierre en casa con una frazada en la espalda y el termómetro bajo la lengua, diciéndole a todo aquel que le pregunte que no está seguro de cuantos años le quedan pues no tolera nada bien (absolutamente nada bien) estar agripado.

Odia la primavera porque nunca sabe si está con alergia o gripe así que no sabe si ponerse a llorisquear o no.

Comió carne humana en una tribu brasileña en la que se insertó siendo humano y le agradó mucho el sabor, pero se sintió tan mal consigo mismo que vomitó durante 2 semanas cada vez que alguien le ofrecía carnes rojas. Aún hoy se le revuelve el estómago si alguien se lo recuerda.

Aunque hay personas que saben que él es un licántropo, nunca lo ha dado a conocer al ministerio así que consigue la matolobos de parte de Antoline Cosmas. Por lo mismo es que es un traidor, prefiere traicionar muchos de sus principios antes que ser marcado en el rostro para que cualquiera lo clasifique como un ser peligroso.

Su apartamento es totalmente libre de magia porque adora su televisión, su computadora, el microondas y el teléfono para pedir comida delivery.


 
Travesura Realizada


 


Última edición por Rhett Poulsen el Vie Jun 09, 2017 1:24 am, editado 1 vez



¿Cómo te sientes hoy?:

Volver arriba Ir abajo

Re: Rhett Poulsen

Mensaje por Baúl el Miér Abr 26, 2017 4:56 pm



•• Características y pertenencias ••


Prontamente...



Hola, Invitado!
Recuerda poner el link de tu ficha en tu perfil.

Volver arriba Ir abajo

Re: Rhett Poulsen

Mensaje por Lía Baker el Vie Abr 28, 2017 5:39 pm

Wooo, tremendo PJ.

Me gusta mucho la historia de Rhett, cómo narras su ingreso al mundo de la licantropía...   =3  y qué terrible lo de comer carne humana, casi que me quedó el pote de cereales que estoy comiendo en la punta de la lengua. Encuentro genial que haya recorrido parte del mundo aprendiendo más sobre su "condición" y también acerca de Criaturas Mágicas.

Por último, viva el chocolate!  /L



LIA BAKER ऴिाी


“Las palabras son, en mi no tan humilde opinión,
nuestra más inagotable fuente de magia”.

Volver arriba Ir abajo

Re: Rhett Poulsen

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.